La maldición

La maldición

Lee el siguiente relato y luego realiza las actividades que se proponen:       La maldición de Ricardo Mariño La muerta de peor carácter de todo el cementerio era Ana Maidana de Quintana. En vida, Ana había sido maestra y directora de escuela. Al cementerio había llegado hacía sólo un mes y los problemas con ella comenzaron ese mismo día. Tras un breve paseo entre las tumbas, Ana tuvo una reacción inesperada: se puso a gritar enojada. Su enojo se debía a una leyenda que vio en una placa de bronce: ¡José, te fuistes, pero sigues vivo en nuestros corasones! -“¿Fuistes” -pronunció Ana, exagerando la ese-. “¿corasssones?” Siguió caminando y pocos metros más allá otra leyenda llamó su atención: Cristina: te recuerdan tu...

Leer Más

Actividad de Argumentación

Actividad de Argumentación

La Argumentación         Observa y lee atentamente los siguientes carteles que se encuentran en Internet:   1. ¿Cuál es la Tesis sostenida por cada uno? 2. ¿Qué argumentos da para sostener esa Tesis? 3. ¿Estás de acuerdo con alguno? ¿Por qué? 4. Elabora un escrito donde dejes en claro uno de los siguientes temas: a) La delincuencia se erradica con educación. b) Educar no es sinónimo de maltratar. c) No se debe combatir la violencia con violencia. d) La buena educación no se logra mediante el castigo...

Leer Más

Cuento con Ogro y Princesa

Cuento con Ogro y Princesa

Lee atentamente el siguiente relato:         Cuento con ogro y princesa Ricardo Mariño Fue así: yo estaba escribiendo un cuento sobre una Princesa. Las princesas, ya se sabe, son lindas, tienen hermosos vestidos y, en general, son un poco tontas. La Princesa de mi cuento había sido raptada por un espantoso Ogro. El Ogro había llevado a la Princesa hasta su casa-cueva. La tenía atada a una silla y en ese momento estaba cortando leña: pensaba hacer “princesa al horno con papas”. Las papas ya las tenía peladas. Es decir había que salvar a la Princesa. Pero no se me ocurría cómo salvarla. El cuento estaba estancado en ese punto: el Ogro dele y dele cortar leña y la Princesa, pobrecita, temblando de miedo. Me puse nervioso. Más...

Leer Más

El viento en la bahía

El viento en la bahía

Lee atentamente el siguiente relato:         El viento en la bahía Vila-Matas, Enrique Yo tenía quince años y, por si no anduviera ya todo el día bien ocupado, me había buscado una ocupación más: había dejado que creciera en mí una súbita y gran curiosidad por todo cuanto sucedía en la calle. Tras años de ir de casa al colegio y del colegio a casa, tras años de llegar del colegio a las siete de la tarde y ponerme a estudiar geografía o matemáticas hasta las diez de la noche, y tras años de cenar siempre a las diez bajo la atenta vigilancia de mis padres y luego retirarme a mi cuarto a leer grandes novelones del tipo Guerra y Paz, ahora, de repente, se había despertado en mí un gran interés por lo desconocido: el mundo de la...

Leer Más