Cuento policial – Resumen – Características

Resumen   EL GÉNERO POLICIAL      El cuento policial refiere la historia de un crimen cometido por un autor desconocido en circunstancias misteriosas. El relato cuenta el procedimiento deductivo que, a partir de la observación y la interpretación de una serie de indicios, lleva adelante un personaje (generalmente un detective) para desenmascarar al culpable y explicar sus móviles. Este tipo de narraciones se inició a partir del auge del cientificismo y la consolidación del modo de vida propio de las ciudades multitudinarias a mediados del siglo XIX. El escritor estadounidense Edgar Allan Poe (1809-1849) fue el primer exponente, con el relato “Los crímenes de la calle Morgue”. A partir de este cuento, donde la aplicación de las nuevas teorías...

Leer Más

Tres portugueses bajo un paraguas sin contar al muerto

Tres portugueses bajo un paraguas sin contar al muerto

Lee el siguiente texto:         TRES PORTUGUESES BAJO UN PARAGUAS SIN CONTAR AL MUERTO Por Rodolfo Walsh 1 El primer portugués era alto y flaco. El segundo portugués era bajo y gordo. El tercer portugués era mediano. El cuarto portugués estaba muerto. 2 -¿Quién fue?- preguntó el comisario Jiménez. -Yo no- dijo el primer portugués. -Yo tampoco- dijo el segundo portugués. -Yo menos- dijo el tercer portugués. El cuarto portugués estaba muerto. 3 Daniel Hernández puso los cuatro sombreros sobre el escritorio. Así: El sombrero del primer portugués estaba mojado adelante. El sombrero del segundo portugués estaba seco en el medio. El sombrero del tercer portugués estaba mojado adelante. El sombrero del cuarto portugués estaba todo...

Leer Más

La araña no tenía patas

La araña no tenía patas

Lee el siguiente texto:         LA ARAÑA NO TENÍA PATAS   El edificio Natokami era tan alto que parecía construido con la ambición de mirar frente a frente a la Luna. Me demoré unos instantes en contemplar su gigantesca fachada de cristal y sentí, por un momento, un mareo anticipador del vértigo que previsiblemente me invadiría. Entré en el inmaculado edificio y me recibió un corpulento y musculoso vigilante, que me informó que el inspector y los demás agentes me esperaban en la azotea del edificio. No pude dejar de maravillarme cuando observé que el vigilante llevaba unos guantes de cuero puestos, a pesar de que las mangas de su camisa no le cubrían ni los codos. Demasiadas películas norteamericanas, pensé. El ascensor, en un...

Leer Más