Cordeluna

Cordeluna

Lee atentamente el siguiente relato:         Cordeluna Barceló, Elia Habían acampado en un otero redondo, junto al río Jalón, en las proximidades de Alcocer, y el Cid, como empezaban a llamarlo ya tanto moros como cristianos, había mandado montar un campamento estable, con grandes tiendas sólidas, un buen foso de protección contra los ataques enemigos y una herrería de campaña para poder reparar de inmediato las herraduras de los caballos de batalla y mantener todas las armas en perfecto estado. Con ese despliegue y las frecuentes correrías que ordenaba por las tierras cercanas, don Rodrigo había atemorizado a los moros de la comarca hasta el punto en que ya habían decidido pagarle tributo a cambio de mantener la paz y, hacía apenas un mes, valiéndose de un...

Leer más

El Cuento Fantástico – El Fantasma – El desterrado

El Cuento Fantástico – El Fantasma – El desterrado

Lee la siguiente teoría y luego realiza las actividades que se proponen:         EL CUENTO FANTÁSTICO INTRODUCCIÓN El cuento fantástico nació en el siglo XVIII, cuando la sociedad estaba madura para aceptar lo sobrenatural como manifestación artística sin creer que los hechos que se contaban eran reales. El cuento fantástico utiliza como punto de partida los misterios que plantean el hombre y su mundo y que no han tenido una explicación clara y certera: el tiempo, el espacio, los sueños, las dimensiones, la muerte. El autor del cuento fantástico elige uno de esos misterios como tema pero sin intención de resolverlo, sino que, valiéndose de la ausencia de respuestas y de su imaginación, logra la incertidumbre. Es por eso que, partiendo de elementos reales y...

Leer más

Los dos reyes y los dos laberintos

Los dos reyes y los dos laberintos

Lee reflexivamente el siguiente texto:         Los dos reyes y los dos laberintos Jorge Luis Borges    Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mandó construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró...

Leer más