El Cuento Fantástico: Actividad con Videos

El Cuento Fantástico: Actividad con Videos

Lee el siguiente relato y luego observa detenidamnente cada video.         El crimen perfecto Enrique Anderson Imbert Creí haber cometido el crimen perfecto. Perfecto el plan, perfecta su ejecución. Y para que nunca se encontrara el cadáver lo escondí donde a nadie se le ocurriría buscarlo: en un cementerio. Yo sabía que el convento de Santa Eulalia estaba desierto desde hacía años y que ya no había monjitas que enterrasen a monjitas en el cementerio. Cementerio blanco, bonito, hasta alegre con sus cipreses y paraísos a orillas del río. Las lápidas, todas iguales y ordenadas como canteras de jardín alrededor de una hermosa imagen de Jesucristo, lucían como si las mismas muertas se encargasen de mantenerlas limpias. Mi error: olvidé que mi víctima había sido un...

Leer más

El príncipe feliz

El príncipe feliz

TEMA: El texto expositivo. La narración ficcional y no ficcional. La descripción.         Antes de la lectura 1. ¿Qué sabes de las golondrinas? 2. Para aprender más sobre ellas, lee el texto a continuación: Las golondrinas La golondrina común es una de las aves migratorias más conocidas del mundo. Puede llegar a medir hasta 19 cm de largo. Posee un pico corto, alas fuertes y largas en proporción al cuerpo. Su cuerpo aerodinámico está adaptado para vuelos rápidos y de largo recorrido. Sus alas estrechas y su cola ahorquillada le permiten maniobrar con facilidad: puede dar rápidos giros para perseguir a su presa. El color es negro azulado brillante en la cabeza, el lomo, las alas y la cola; rojo en la frente y el cuello; y blanco amarillento en el pecho y el...

Leer más

Twice-told tale

Twice-told tale

Lee atentamente el siguiente relato:         Twice-told tale (El cuento que se cuenta dos veces) Enrique Anderson Imbert Perseguido por la banda de terroristas, Malcolm corrió y corrió por las calles de esa ciudad extraña. Eran casi las doce de la noche. Ya sin aliento se metió en una casa abandonada. Cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad vio, en un rincón, a un muchacho todo asustado. — ¿A usted también lo persiguen? —Sí —dijo el muchacho. —Venga. Están cerca. Vamos a escondernos. En esta maldita casa tiene que haber un desván… Venga. Ambos avanzaron, subieron unas escaleras y entraron en un altillo. —Espeluznante, ¿no? —murmuró el muchacho, y con un pie empujó la puerta. El cerrojo, al cerrarse sonó con un clic exacto, limpio y vibrante. — ¡Ay,...

Leer más