La culpa es del robot

La culpa es del robot

Lee atentamente el siguiente cuento:         La culpa es del robot Daína Chaviano La Habana, 19 de febrero de 2157 Querido Reni:    Aprovecho que Leda va hacia Ganimedes y te envío estas líneas. Apenas se enteró de nuestra separación y de mi congoja por tu partida, se ofreció para llevar mi carta y, de este modo, hacerla llegar más pronto. Aunque, según me dijo, su escala en Deimos será corta, podrá dejarla en el correo del aeródromo antes de continuar el viaje. Robi me entregó tu nota de despedida. No puedes imaginarte mi desconsuelo. La he leído tantas veces que algunas letras se han borrado. ¡Pero querido! ¿No comprendes que nuestro matrimonio no debe terminar por esa tontería? Es absurdo pensar semejante cosa. Todo ha sido...

Leer Más

La carretera

La carretera

Lee atentamente el siguiente relato:         La carretera Ray Bradbury La lluvia fresca de la tarde había caído sobre el valle, humedeciendo el maíz en los sembrados de las laderas, golpeando suavemente el techo de paja de la choza. La mujer no dejaba de moverse en la lluviosa oscuridad, guardando unas espigas entre las rocas de lava. En esa sombra húmeda, en alguna parte, lloraba un niño. Hernando esperaba que cesara la lluvia, para volver al campo con su arado de rejas de madera. En el fondo del valle hervía el río, espeso y oscuro. La carretera de hormigón —otro río— yacía inmóvil, brillante, vacía. Ningún auto había pasado en esa última hora. Era, en verdad, algo muy raro. Durante años no había transcurrido una hora sin...

Leer Más

Una historia de Ciencia-Ficción

Una historia de Ciencia-Ficción

Lee atentamente el siguiente relato:         Una historia de Ciencia-Ficción La nave espacial voló varias veces alrededor del nuevo planeta. El planeta era azul y verde. Ellos no podían ver la superficie porque había muchas nubes. La nave descendió lentamente a través de las nubes y aterrizó en medio de un bosque. Los dos astronautas se pusieron sus trajes espaciales, abrieron la puerta, bajaron cuidadosamente la escalera y empezaron a caminar sobre el planeta. La mujer miró una pequeña unidad de control en su brazo. —Todo está bien, le dijo al hombre. Podemos respirar el aire… es una mezcla de oxígeno y nitrógeno. Ambos se quitaron los cascos y respiraron profundamente. Miraron todo con cuidado. Todas las plantas y animales...

Leer Más