Cuento realista – Actividades de inicio

Lee atentamente la siguiente historieta:   Responde: ¿Qué diferencias existe entre el horóscopo que puedes encontrar en un diario o revista y el de Gaturro? Explica con tus palabras. ¿A qué se refiere Gaturro cuando llama a su creación “Horóscopo realista”? Explica. ¿Cuándo crees que una historia es realista? A continuación lee las siguientes narraciones:    Entonces se aventuró, con pasos livianos, hacia el fondo. Eso es típico. El miedo no cuenta cuando una mujer, en una película por ejemplo, va hacia un cuarto misterioso que no se atrevería a hollar el más osado de los espectadores. Es cierto que en este caso no podía haber ningún peligro sobrenatural, ni de los otros. Llegó al palier trasero, al que se abrían las puertas de los...

Leer Más

El baldío

El baldío

Lee el siguiente texto:   El baldío    No tenían cara, chorreados, comidos por la oscuridad. Nada más que sus dos siluetas vagamente humanas, los dos cuerpos reabsorbidos en sus sombras. Iguales y sin embargo tan distintos. Inerte el uno, viajando a ras del suelo con la pasividad de la inocencia o de la indiferencia más absoluta. Encorvado el otro, jadeante por el esfuerzo de arrastrarlo entre la maleza y los desperdicios. Se detenía a ratos a tomar aliento. Luego recomenzaba doblando aún más el espinazo sobre su carga. El olor del agua estancada del Riachuelo debía estar en todas partes, ahora más con la fetidez dulzarrona del baldío hediendo a herrumbre, a excrementos de animales; ese olor pastoso por la amenaza de mal tiempo que el hombre...

Leer Más

Producción a partir del cuento: El diablo en la botella

Producción a partir del cuento: El diablo en la botella

A continuación, lee el siguiente relato y complétalo con un título y un final de manera que se convierta en un cuento Realista.   —————————————————-    San Francisco es una hermosa ciudad, con un excelente puerto y muchas personas adineradas; y, más en concreto, existe en esa ciudad una colina que está cubierta de palacios. Un día, Keawe se paseaba por esta colina con mucho dinero en el bolsillo, contemplando con evidente placer las elegantes casas que se alzaban a ambos lados de la calle. «¡Qué casas tan buenas!» iba pensando, «y ¡qué felices deben de ser las personas que viven en ellas, que no necesitan preocuparse del mañana!». Seguía...

Leer Más