Somari de los soñadores

Somari de los soñadores

Lee atentamente las siguientes poesías:         Somari de los soñadores Gustavo Pereira Si no fuera por los soñadores el mundo sería una basura y caverna lóbrega nuestro lecho   Si no fuera por los soñadores ¿qué sentido tendría todo esto? Los búhos serían amos del día y los garrotes terminarían por escribir las únicas palabras.   Somari de la eternidad Gustavo Pereira Todo empieza y termina en la eternidad pero la eternidad no sabe de nosotros Sus pobres soñadores.   Somari Gustavo Pereira La solitaria cresta del mar apura su último sorbo de sol.   Para tener en cuenta: ¿Qué es un “somari”? El poeta venezolano Gustavo Pereira creó el término “somari” para referirse a sus poemas de carácter breve, sin restricciones de forma y con un elemento cargado de...

Leer más

Al rescoldo

Al rescoldo

Lee atentamente el siguiente relato:         Al rescoldo Ricardo Güiraldes Hartas de silencio, morían las brasas, aterciopelándose de ceniza. El candil tiraba su llama loca, ennegreciendo el muro. Y la última llama del fogón lengüeteaba en torno a la pava, sumida en morrongueo soñoliento. Semejantes mis noches se seguían, y me dejaba andar a esa pereza general, pensando o no pensando, mientras vagamente oía el silbido ronco de la pava, la sedosidad de algún bordoneo, o el murmullo vago de voces pensativas que me arrullaban como un arrorró. En la mesa, una eterna partida de tute dio su fin. Todos volvían, preparándose a tomar los últimos cimarrones del día, y atardarse en una conversación lenta. Silverio, un hombrón de diecinueve años, acercó un banco al mío....

Leer más

Nunca me pega

Nunca me pega

Lee atentamente el siguiente relato:         Nunca me pega Cecilia Solá – ¿Pero te pega? -me pregunta la policía, una chica jovencita, con el pelo recogido que me hace acordar un poco a mi hija. – ¿Te pega o no te pega, mamita? Decidite, porque no podemos andar tomando denuncias por boludeces- No sé qué decirle. Mi amiga me dijo que diga que sí, porque si no, no me van a dar pelota, pero no sé qué decir. Porque Dardo nunca me dio un puñetazo. Ni una cachetada, ni una patada, ni siquiera me empujó. Pero le tengo miedo, igual le tengo mucho miedo cuando hago algo que no le gusta y él me mira y hace ese gesto con las manos, como que aprieta algo, y después descarga un puñetazo contra la pared, cerquita, cerquita, de donde está mi cabeza, pero no me pega....

Leer más