Últimas imágenes desde Buenos Aires

Últimas imágenes desde Buenos Aires

Lee atentamente el siguiente relato:         Últimas imágenes desde Buenos Aires Juan Pablo Luppi Buenos Aires, 2304. Habitantes: 15. Avenida Lacroze. A la distancia aparece un hombre seguido por una confusa mancha gris. El hombre toca algún instrumento de viento. Cuando se acerca lo vemos mejor: una figura humana hecha de vidrio avanza tocando una extraña melodía en un instrumento hecho con caños de metal. Detrás de él, una masa de ratas, cucarachas y palomas lo sigue sin dudar. El hombre se adentra en la avenida. El asfalto comienza a hervir. Lentamente, todos los animales se hunden en la calle. Buenos Aires, 2304. Habitantes: 13. La ciudad entera es una tumba gris. Los vidrios en todas las ventanas están rotos; apenas asoman algunas baldosas o adoquines...

Leer más

Narraciones realistas – El amanuense

Narraciones realistas – El amanuense

Lee atentamente los siguientes textos:         Narraciones realistas Entonces se aventuró, con pasos livianos, hacia el fondo. Eso es típico. El miedo no cuenta cuando una mujer, en una película por ejemplo, va hacia un cuarto misterioso que no se atrevería a hollar el más osado de los espectadores. Es cierto que en este caso no podía haber ningún peligro sobrenatural, ni de los otros. Llegó al palier trasero, al que se abrían las puertas de los dormitorios; los huecos estaban dibujados en fuerte luz amarilla. No se oía nada. Entró por la del medio. Dio dos pasos en la habitación, algo deslumbrada, y dos fantasmas pasaron a su lado diciendo, “estamos apurados, muy apurados”; y atravesaron la pared. Retrocedió, salió y entró de prisa, para no perdérselos; en el...

Leer más

Cómo ocurrió

Cómo ocurrió

Lee atentamente el siguiente relato:         Cómo Ocurrió Isaac Asimov “Mi hermano empezó a dictar en su mejor estilo oratorio, ése que hace que las tribus se queden aleladas ante sus palabras. – En el principio -dijo-, exactamente hace quince mil doscientos millones de años, hubo una gran explosión, y el universo… Pero yo había dejado de escribir. – ¿Hace quince mil doscientos millones de años? – pregunté, incrédulo. – Exactamente -dijo-. Estoy inspirado. – No pongo en duda tu inspiración – aseguré. (Era mejor que no lo hiciera. Él es tres años más joven que yo, pero jamás he intentado poner en duda su inspiración. Nadie más lo hace tampoco, o de otro modo las cosas se ponen feas.) -. Pero, ¿vas a contar la historia de...

Leer más