Kákach – La leyenda del pájaro carpintero

Kákach – La leyenda del pájaro carpintero

Lee atentamente el siguiente relato:         Kákach – La leyenda del pájaro carpintero Susana C. Otero (adaptación) Bien al sur, en la punta más austral del país, donde el viento arrecia castigando los árboles altos que componen los bosques del lugar, donde el frío congela el aire, allí, se yergue Tierra del Fuego y en este confín dicen los antiguos que entre los Selk`nam, ancestrales moradores del lugar, habitaba un hombre cuyo nombre era Kákach y la leyenda narra cómo y por qué este joven se convirtió en un pájaro cuyo cuerpo es negro, rojo el copete y trepa a los saltos picoteando los árboles para hacer de ellos su hábitat. Dicen que dicen… que entre los Selk`nam antiguos habitantes de Tierra del Fuego, vivía un...

Leer Más

El diablo en Capibara-Cué

El diablo en Capibara-Cué

Lee atentamente el siguiente relato:         El diablo en Capibara-Cué Velmiro Ayala Gauna Si en Verona fue famoso el antagonismo entre Montescos y Capuletos, en Capibara-Cué no lo era menos la enemistad que separaba a los Echebarne de los Teixeira, aunque, para decir verdad, era solamente entre los respectivos jefes de familia que impusieron a sus miembros las consecuencias de su rencor. El asunto se originó cuando durante una de las fiestas patronales cuando ambos, un poco “alegres”, se desafiaron a una pulseada y don Tomás, “El Vasco”, consiguió vencer a don Casimiro, “El Gallego”, victoria que el segundo se negó a reconocer alegando que su adversario “había dado el envión antes de la señal...

Leer Más

En la cripta

En la cripta

Lee atentamente el siguiente relato:         En la cripta H.P. Lovecraft Dedicado a C.W. Smith, que sugirió la idea central. Nada más absurdo, a mi juicio, que esa tópica asociación entre lo hogareño y lo saludable que parece impregnar la sicología de la multitud. Mencione usted un bucólico paraje yanqui, un grueso y chapucero enterrador de pueblo y un descuidado contratiempo con una tumba, y ningún lector esperará otra cosa que un relato cómico, divertido pero grotesco. Dios sabe, empero, que la prosaica historia que la muerte de George Birch me permite contar tiene, en sí misma, ciertos elementos que hacen que la más oscura de las comedias resulte luminosa. Birch quedó impedido y cambió de negocio en 1881, aunque nunca comentaba...

Leer Más