La gloria

La gloria

Lee atentamente el siguiente relato:         La gloria Susana Calandrelli I Cuando Fidel Ballesteros volvió en sí y entreabrió los párpados no supo al pronto qué le había pasado. Un sol abrasador caía sobre él con crudeza, cegándolo y haciéndole arder los ojos. A la vez se sentía como entumecido, y al tratar de moverse, le pareció que no había músculo que no le doliese. ―Voto a… ―empezó, usando su término favorito que allá en su adolescencia había copiado de un libro de piratas. Trató de sacudir su somnolencia, pero no pudo. Entonces se quedó completamente inmóvil sobre el camalote que lo había llevado a la orilla. Intentaba recordar. Su memoria era como un pozo negro. Fidel se sintió tan perdido en ese pozo, como...

Leer Más

Lingüistas

Lingüistas

Lee atentamente el siguiente relato:         Lingüistas Mario Benedetti Tras la cerrada ovación que puso término a la sesión plenaria del Congreso Internacional de Lingüística y afines, la hermosa taquígrafa recogió sus lápices y papeles y se dirigió hacia la salida, abriéndose paso entre un centenar de lingüistas, filólogos, semiólogos, críticos estructuralistas y desconstruccionistas, todos los cuales siguieron su garboso desplazamiento con una admiración rayana en la glosemática. De pronto, las diversas acuñaciones cerebrales adquirieron vigencia fónica: -¡Qué sintagma! -¡Qué polisemia! -¡Qué significante! -¡Qué diacronía! -¡Qué exemplar ceterorum! -¡Qué Zungenspitze! -¡Qué morfema! La hermosa taquígrafa...

Leer Más

Una lagartija

Una lagartija

Lee atentamente el siguiente relato:         Una lagartija Juan Burghi Mañana. Estío. Resol. El pedregal de la sierra parece crujir en el entendimiento de la lumbre. Sobre la plancha de una peña lisa, como si se asara, una lagartija se solea. Su traje de luces concentra el sol y los esmaltes de todo un verano, y su presencia habla de los tres reinos: animal, pues se ve en ella una bestezuela; vegetal, por semejarse a una ramita verde; y mineral, por parecer hecha de cobre y mica. Y también recuerda los cuatro antiguos elementos: la tierra, en su arcilla animada; el agua, en su aspecto de charco con verdín, al sol; el aire vibrátil, en el espejo que la circunda; y el fuego, en el vivo llamear de sus brillos. Así, inmóvil, hierática, es...

Leer Más