La maldición

La maldición

Lee el siguiente relato y luego realiza las actividades que se proponen:       La maldición de Ricardo Mariño La muerta de peor carácter de todo el cementerio era Ana Maidana de Quintana. En vida, Ana había sido maestra y directora de escuela. Al cementerio había llegado hacía sólo un mes y los problemas con ella comenzaron ese mismo día. Tras un breve paseo entre las tumbas, Ana tuvo una reacción inesperada: se puso a gritar enojada. Su enojo se debía a una leyenda que vio en una placa de bronce: ¡José, te fuistes, pero sigues vivo en nuestros corasones! -“¿Fuistes” -pronunció Ana, exagerando la ese-. “¿corasssones?” Siguió caminando y pocos metros más allá otra leyenda llamó su atención: Cristina: te recuerdan tu...

Leer Más

Misterios al hilo

Misterios al hilo

Realiza la siguiente actividad:         MISTERIOS AL HILO Oche Califa ¿De qué color es mi abuela Rosa? ¿Qué marca de pantalones usa Bruce Lee? ¿Qué gusto tiene la Torre de Pisa? ¿Cómo se llaman los ascensores cuando bajan? ¿Cómo se entera uno cuando una cebra se levanta rayada? ¿Por qué es tan flaco el alambre? ¿Por eso mismo? ¿Con qué barre una bruja su casa? ¿Con una avioneta? …Y los buzos, ¿Nunca se enojan de que los manden al fondo? Si a un escarpín le dicen zoquete, ¿se agranda o se enoja? ¿Cómo harán para ser tan silenciosas las sierras de Córdoba? …Y los zapatos, ¿hace mucho que aprendieron a desatarse solos los cordones?   Actividades Inventa las respuestas (disparatadas o con humor) de cinco...

Leer Más

La Ñandurihé

La Ñandurihé

Lee atentamente el siguiente texto:         La Ñandurihé Horacio Quiroga Hasta el día de hoy, la gente del norte no ha podido ponerse de acuerdo sobre la ñandurihé. Esta víbora representa, sin género alguno de duda, al más venenoso ser de la creación. Hasta aquí, el acuerdo es perfecto. Pero cuando deseamos especificar fisonomía, color y particularidades de esta lúgubre bestia, las lenguas se confunden. Sólo un aspecto de aquélla permanece inalterable en todas las leyendas: su tamaño. La ñandurihé es una viborilla deslizante y fugaz, cuya breve mordedura anuncia cierta, segura, precisa, inexorable y fatalmente, la muerte. En casa tuvimos una, a la que mis chicos profesaron un afecto casi de hermanos mayores. La habíamos...

Leer Más