Dafne y Apolo

Dafne y Apolo

Lee atentamente el siguiente relato:         Dafne y Apolo Cierta vez, estaba Apolo disparando sus flechas y logró dar muerte a una gran serpiente venenosa. Aunque varios de sus tiros erraron el blanco, pues el ofidio se movía velozmente, logró matarla. Cuando se acercó a su presa, descubrió entre el follaje un resplandor dorado: era Eros, el dios del amor. Eros, hijo de Afrodita, es un niño con alas de oro que atraviesa con sus flechas el corazón de los hombres y de los dioses para inspirarles el amor. Al ver las flechas de Apolo se había acercado curioso y, habiendo tomado una, jugaba con ella simulando dispararla con su pequeño arco. Molesto, el dios Apolo lo increpó: − ¡Deja esa flecha, Eros! Es un arma demasiado poderosa para...

Leer Más

Mito del Origen Sagrado

Mito del Origen Sagrado

Lean este mito del Pueblo Jíbaro y luego resuelvan las consignas:         Mito del Origen Sagrado En el principio había dos padres, Kumpara, el creador, y Chingaso, su mujer. Tenían un hijo, Etsa, el Sol. Un día, estando Etsa dormido, Kumpara tomó un puñado de barro, se lo puso en la boca y sopló sobre Etsa: de allí provino una hija, Nantu, la Luna. Nantu fue creada de este modo para que Etsa pudiera tomarla luego por esposa ya que no habría vínculo de sangre. Había un pájaro, Auhu, el chotacabras, que solo se ponía en actividad por la noche. Cuando apareció Nantu, se enamoró de ella y quiso entrar en tratos, pero la Luna lo rechazó. También Etsa se enamoró de Nantu y la cortejaba. Ella se mostraba recatada, alejándose de...

Leer Más

La manzana de La Discordia

La manzana de La Discordia

Lee atentamente el siguiente relato:         La manzana de La Discordia Cuando Peleo y Tetis se casaron enviaron invitaciones a la fiesta para todos los dioses y como no querían tener problemas en un día tan especial, decidieron que lo mejor sería no invitar a Eris, conocida como La Discordia. Eris se enojó tanto que se apareció en el banquete de bodas de todos modos. Furiosa se dirigió a la mesa donde se encontraban las diosas más hermosas: Hera, Atenea y Afrodita y arrojó una enorme manzana con una inscripción tallada que decía: “Para la más Hermosa”. Hera dijo: Debe ser para mí. Pero al instante, Atenea y Afrodita también reclamaron la manzana y pusieron a Zeus como árbitro. Zeus, no quería tomar parte por ninguna...

Leer Más