El quirquincho músico

El quirquincho músico

Lee atentamente los siguientes textos:         El quirquincho músico (Leyenda boliviana) Aquel quirquincho viejo, nacido en un arenal de Oruro, acostumbraba pasarse horas y horas echado junto a una grieta de la peña donde el viento cantaba eternamente. El animalito tenía una afición musical innegable. ¡Cómo se deleitaba cuando oía cantar a las ranas en las noches de lluvia! Los pequeños ojos se le ponían húmedos de emoción y se acercaba, arrastrando su caparazón, hasta el charco, donde las verdes cantantes ofrecían su concierto. –¡Oh, si yo pudiera cantar así, sería el animal más feliz del altiplano! –exclamaba el quirquincho, mientras las escuchaba extasiado. Las ranas no se conmovían por la devota admiración que les...

Leer Más

La rana y el príncipe

La rana y el príncipe

Lee y escucha atentamente la siguiente canción:         La rana y el príncipe Él era un auténtico príncipe azul más estirado y puesto que un maniquí1, que habitaba un palacio como el de Sissí2 y salía en las revistas del corazón, que cuando tomaba dos copas de más la emprendía a romper maleficios a besos. Más de una vez, con anterioridad, tuvo Su Alteza problemas por eso. Un reflejo que a la luna se le escapó, en la palma de un nenúfar3 la descubrió; y como en él era frecuente, inmediatamente la reconoció. Ella era una auténtica rana común que vivía ignorante de tal redentor4, cazando al vuelo insectos de su alrededor sin importarle un rábano el porvenir5. Escuchaba absorta a un macho croar con la sangre alterada por la...

Leer Más

Si usted la viera

Si usted la viera

Lee atentamente el siguiente poema:         Si Usted la viera… Jorge Luis Chacín El confesor me dice que no te quiera Y yo le digo padre si usted la viera Dice que tus amores me vuelven loco Que mi deber no atiendo, Que duermo poco, Que duermo poco. Dice que nuestras muchas conversaciones Fomentan en la aldea murmuraciones Dice que no quererte fácil me fuera Y yo le digo padre si usted la viera, Si usted la viera. En vano le aseguro que eres tan pura, Hay que rezar delante de tu hermosura, Que eres gentil airosa cual azucena, Que nacen de tus labios nardo y verbena. Que son lluvias de mayo tus blondos rizos Y que vivir no puedo sin tus hechizos Él me dice muy hosco que es gran quimera Y yo le digo padre si usted la viera. Confesando que el...

Leer Más