Poesías: El gato – Celacanto

Poesías: El gato – Celacanto

Lee atentamente los siguientes poemas:           El gato Elena Vera Ese gato dormido sobre la silla con las pestañas afiladas y la piel de seda de pronto salta del cuadro y me desgarra. El pequeño monstruo me atraviesa me deja iluminada y orgullosamente vuelve al cuadro Dime ¿saltó sobre mí o sobre ti? ——- ** ——- Celacanto Elena Vera No tenías que emerger -declinador del sol- Criatura soledosa de profundidades abisales. Nadie te obligó a ver la luz La oscuridad de los grandes mares es tu maldición No quieras apelar a la luz tú recurrente anticuario de la soledad Animal frágil profundo. Actividades Atesorando palabras La poesía devela la magia de la palabra… 1. Con la ayuda del contexto, escribe el significado de las siguientes...

Leer más

Vanguardia y Ultraísmo – Secuencia Didáctica

Vanguardia y Ultraísmo – Secuencia Didáctica

Para tener en cuenta en nuestras clases:         SECUENCIA DIDACTICA QUINCENAL VANGUARDIA Y ULTRAÍSMO Organizar una secuencia didáctica nos pone en acto para reconocer ¿Qué enseñar? ¿Cómo enseñar? Y a quiénes dirigimos esas actividades para lograr que el corpus seleccionado se acerque a las propuestas del Diseño Curricular, haciéndose accesible al grupo clase. A continuación describo la propuesta didáctica para alumnos de sexto año secundaria que se desarrolla en dos semanas con una carga horaria semanal de tres módulos, referida a los rasgos vanguardistas, específicamente el movimiento ultraísta en el poema “Las calles” de Jorge Luis Borges. En un primer momento invito a los alumnos a observar más de una vez un video corto previamente seleccionado de Youtube...

Leer más

El quirquincho músico

El quirquincho músico

Lee atentamente los siguientes textos:         El quirquincho músico (Leyenda boliviana) Aquel quirquincho viejo, nacido en un arenal de Oruro, acostumbraba pasarse horas y horas echado junto a una grieta de la peña donde el viento cantaba eternamente. El animalito tenía una afición musical innegable. ¡Cómo se deleitaba cuando oía cantar a las ranas en las noches de lluvia! Los pequeños ojos se le ponían húmedos de emoción y se acercaba, arrastrando su caparazón, hasta el charco, donde las verdes cantantes ofrecían su concierto. –¡Oh, si yo pudiera cantar así, sería el animal más feliz del altiplano! –exclamaba el quirquincho, mientras las escuchaba extasiado. Las ranas no se conmovían por la devota admiración que les tenía el quirquincho sino que, más bien, se...

Leer más