La carretera (Fragmento)

La carretera (Fragmento)

Lee atentamente el siguiente relato:         La carretera Ray Bradbury La lluvia fresca de la tarde había caído sobre el valle, humedeciendo el maíz en los sembrados de las laderas, golpeando suavemente el techo de paja de la choza. La mujer no dejaba de moverse en la lluviosa oscuridad, guardando unas espigas entre las rocas de lava. En esa sombra húmeda, en alguna parte, lloraba un niño. Hernando esperaba que cesara la lluvia, para volver al campo con su arado de rejas de madera. En el fondo del valle hervía el río, espeso y oscuro. La carretera de hormigón —otro río— yacía inmóvil, brillante, vacía. Ningún auto había pasado en esa última hora. Era, en verdad, algo muy raro. Durante años no había transcurrido una hora sin...

Leer Más

El misterio de Nazca

El misterio de Nazca

Lee atentamente el siguiente relato:         El misterio de Nazca En una apartada región de la provincia de Nazca, en el Perú, existen unos inmensos dibujos, realizados sobre la tierra arenosa, algunos tan grandes como dos canchas de fútbol juntas. Muchos representan figuras geométricas, y otros, animales: pájaros, llamas, cóndores, serpientes y arañas. Si una persona camina por el lugar, no puede darse cuenta de que se encuentra sobre los dibujos, porque para entender lo que las figuras representan es necesario verlas desde el aire, es decir desde un avión que no vuele a mucha altura. Se calcula que los dibujos tienen más de mil años y se han conservado porque en la región casi no hay lluvias que erosionen el suelo. Pero en esa...

Leer Más

Robotobor

Robotobor

Lee atentamente el siguiente relato:         Robotobor Marco Denevi Tenía la apariencia de una gran lata de querosén, eso sí, flamante, reluciente, un chiche. Pero en la parte de arriba sobresalía una segunda lata, más pequeña, redonda, con varios agujeros y toda erizada de palancas, de botones y de llaves como las de la luz. […] La cosa sucedió por etapas, pero tan rápidamente que no me daba tiempo a reponerme de un susto cuando ya un nuevo sobresalto me hacía retroceder en el sofá. Primero el cacharro lanzó una especie de zumbido y se estremeció como si tomara vida. Después dos orificios de la latita superior se iluminaron de rojo. En seguida la lata de abajo, la más grande, empezó a aumentar de estatura, y era porque se iba...

Leer Más