El misterio de Nazca

El misterio de Nazca

Lee atentamente el siguiente relato:         El misterio de Nazca En una apartada región de la provincia de Nazca, en el Perú, existen unos inmensos dibujos, realizados sobre la tierra arenosa, algunos tan grandes como dos canchas de fútbol juntas. Muchos representan figuras geométricas, y otros, animales: pájaros, llamas, cóndores, serpientes y arañas. Si una persona camina por el lugar, no puede darse cuenta de que se encuentra sobre los dibujos, porque para entender lo que las figuras representan es necesario verlas desde el aire, es decir desde un avión que no vuele a mucha altura. Se calcula que los dibujos tienen más de mil años y se han conservado porque en la región casi no hay lluvias que erosionen el suelo. Pero en esa...

Leer Más

Robotobor

Robotobor

Lee atentamente el siguiente relato:         Robotobor Marco Denevi Tenía la apariencia de una gran lata de querosén, eso sí, flamante, reluciente, un chiche. Pero en la parte de arriba sobresalía una segunda lata, más pequeña, redonda, con varios agujeros y toda erizada de palancas, de botones y de llaves como las de la luz. […] La cosa sucedió por etapas, pero tan rápidamente que no me daba tiempo a reponerme de un susto cuando ya un nuevo sobresalto me hacía retroceder en el sofá. Primero el cacharro lanzó una especie de zumbido y se estremeció como si tomara vida. Después dos orificios de la latita superior se iluminaron de rojo. En seguida la lata de abajo, la más grande, empezó a aumentar de estatura, y era porque se iba...

Leer Más

La futura difunta

La futura difunta

Lee atentamente el siguiente relato:         La futura difunta Richard Matheson El hombrecillo abrió la puerta y entró; afuera quedó la deslumbradora luz del sol. Aquel hombrecillo larguirucho, de aspecto simple y ralo cabello gris, rondaría los cincuenta años o poco más. Cerró la puerta sin hacer ruido y se quedó en el lóbrego vestíbulo, en espera de que los ojos se le acostumbraran al cambio de luz. Vestía un traje negro, camisa blanca y corbata negra. Su pálido rostro aparecía sin transpiración a pesar del calor. Cuando sus ojos se hubieron acostumbrado a la penumbra, se quitó el sombrero panamá y avanzó por el pasillo hasta el despacho: sus zapatos negros no hicieron ruido alguno al pisar sobre la alfombra. El empleado de...

Leer Más