La naturaleza del amor

La naturaleza del amor

Lee atentamente el siguiente relato:         La naturaleza del amor Cristina Peri Rossi Un hombre ama a una mujer, porque la cree superior. En realidad, el amor de ese hombre se funda en la conciencia de la superioridad de la mujer, ya que no podría amar a un ser inferior, ni a uno igual. Pero ella también lo ama, y si bien este sentimiento lo satisface y colma algunas de sus aspiraciones, por otro lado le crea una gran incertidumbre. En efecto: si ella es realmente superior a él, no puede amarlo, porque él es inferior. Por lo tanto: o miente cuando afirma que lo ama, o bien no es superior a él, por lo cual su propio amor hacia ella no se justifica más que por un error de juicio. Esta duda lo vuelve suspicaz y lo atormenta. Desconfía de...

Leer Más

Redondo, el contertulio

Redondo, el contertulio

Lee atentamente el siguiente relato:         Redondo, el contertulio Miguel de Unamuno Más de veinte años hacía que faltaba Redondo de su patria, es decir, de la tertulia en que transcurrieron las mejores horas, las únicas que de veras vivió, de su juventud larga. Porque para Redondo, la patria no era ni la nación, ni la región, ni la provincia, ni aun la ciudad en que había nacido, criádose y vivido; la patria era para Redondo aquel par de mesitas de mármol blanco del café de la Unión, en la rinconera del fondo de la izquierda, según se entra, en torno a las cuales se había reunido día a día, durante más de veinte años, con sus amigos, para pasar en revista y crítica todo lo divino y lo humano y aun algo más. Al llegar...

Leer Más

El origen del fuego

El origen del fuego

Lee atentamente el siguiente relato:         El origen del fuego Mito Guaraní Susana C. Otero (adaptaciones) Dicen que dicen… …que hace mucho, pero mucho tiempo, los buitres eran los únicos poseedores del fuego. Ellos eran los únicos dueños y solamente ellos podían cocinar los alimentos. Cierta vez, un sapo habló con el dios Tupá y entre los dos planearon quitarle a los buitres tan preciado bien, para obsequiárselo a los hombres. Tupá interrogó al sapo, preguntándole si él lo ayudaría obtener el fuego. -Si tú me ayudas yo acepto el desafío – dijo el sapo, y entre los dos planearon tan difícil cometido. Tupá dijo que él se tiraría al suelo y se haría pasar por muerto. Y así lo hizo. Allí estaba Tupá...

Leer Más