El faunito – Secuencia narrativa

El faunito – Secuencia narrativa

M uchos escritores contemporáneos han tomado temas o personajes de la mitología para crear sus cuentos. Estos textos al tener autor y transmitirse por escrito son cuentos modernos, no pertenecen a la narración oral. Lean el cuento siguiente: El faunito Eduardo Gudiño Kieffer Mientras el Faunito vivió sin vislumbrar la vida (tocando la siringa, comiendo uvas silvestres y durmiendo al sol), todo fue maravilloso. Una corona de pámpanos bastaba para embellecer la jornada. ¡Y era tan inquietante correr por los vericuetos del bosque persiguiendo su propia sombra; o tratando de atrapar la idea de una idea, concretada a veces en cabellera al viento, risa de agua, muslo terso o silueta fugitiva! Sí, el Faunito era feliz. Feliz porque sí, feliz sobre todo cuando...

Leer Más

La margarita caníbal

La margarita caníbal

Lee atentamente el siguiente relato:         La margarita Caníbal Maria Laura Díaz Domínguez Ilustrado por Marina Cuello Miércoles Pasó algo espeluznante: acaba de morir el canario. No es que me importe demasiado (si puedo, me los como) pero a este le había tomado cariño. Y bueno, fueron años de estar juntos. Pero hay algo mucho más espeluznante: al canario se lo comió una flor. Sí, se lo tragó entero una margarita. Los padres de Juana la habían comprado a la mañana en el vivero de la vuelta. Estaban chochos, decían que hasta combinaba con la alfombra. La pusieron en el medio de la mesa de madera, esa a la que a mí no me dejan ni acercar. (¿Y dónde quieren que me afile las uñas? ¿En la bañadera?). La cuestión es que hace...

Leer Más

El aventurero

El aventurero

Lee atentamente el siguiente relato:         El aventurero Igor Delgado Sénior La tarde es de fiesta y el sol augura un cálido tiempo para que todo brille como aceros templados. En el redondel se mezclan muchos dolores intrínsecos, porque la muerte siempre está de por medio. Hace años, mi padre cayó en esa procelosa circunferencia, aunque no sin aplausos. Es lástima que la consagración venga después de la derrota. Hay que resignarse. Del viejo conservo los más puros recuerdos. Puedo ver sus ojos –como si fuera en este instante– penetrando en cada punto de vida. Pretendió sabiduría en el recuerdo, pero otras astucias fueron más poderosas. Afortunadamente, no presencié su fracaso, tampoco mi madre ni mis pequeños hermanos. Pese...

Leer Más