El Cuento Fantástico – El Fantasma – El desterrado

El Cuento Fantástico – El Fantasma – El desterrado

Lee la siguiente teoría y luego realiza las actividades que se proponen:

 

 

 

 

EL CUENTO FANTÁSTICO

INTRODUCCIÓN

El cuento fantástico nació en el siglo XVIII, cuando la sociedad estaba madura para aceptar lo sobrenatural como manifestación artística sin creer que los hechos que se contaban eran reales.
El cuento fantástico utiliza como punto de partida los misterios que plantean el hombre y su mundo y que no han tenido una explicación clara y certera: el tiempo, el espacio, los sueños, las dimensiones, la muerte.
El autor del cuento fantástico elige uno de esos misterios como tema pero sin intención de resolverlo, sino que, valiéndose de la ausencia de respuestas y de su imaginación, logra la incertidumbre. Es por eso que, partiendo de elementos reales y cotidianos – a veces en forma gradual y otras abruptamente – anula la realidad y nos traslada al ámbito de lo misterioso y de lo inexplicable. Proviene de la vacilación entre una explicación lógica o una explicación sobrenatural o mágica de lo que ocurre.
El escritor busca que el lector se pregunte acerca de la factibilidad de los sucesos; por eso elabora un relato verosímil, al que añade elementos extraños. Éste es el medio de producir la
perplejidad y el suspenso, fuente de curiosidad, desazón y, a veces, miedo para el lector.

DEFINICIÓN 

Es un relato relativamente breve de carácter ficcional que admite en la realidad de su texto la existencia o posibilidad de existencia de elementos (seres, cosas, lugares o hechos) sobrenaturales dentro de un mundo que, aunque sea literario, es posible. El choque entre los hechos naturales y los elementos prodigiosos impresiona al lector, quien vacila entre una explicación lógica y una explicación mágica para lo que se cuenta.

El cuento fantástico presenta una situación cotidiana en la que irrumpe un fenómeno extraño o sobrenatural, que es imposible de explicar con las leyes de nuestro mundo. En general la aparición de este elemento extraño no tiene explicación dentro del cuento.

CARACTERÍSTICAS

• LO SOBRENATURAL: En los cuentos fantásticos se plantea la existencia de un mundo normal, natural, reconocido inmediatamente por los lectores. Frente a él aparece un mundo sobrenatural, anormal, distinto. Los elementos sobrenaturales asoman en el mundo normal de manera súbita y violenta. Esta irrupción provoca una ruptura en el mundo reconocible, que ya no vuelve a ser el mismo.

• LOS PERSONAJES: En los relatos de tipo fantástico, los acontecimientos les ocurren a personas comunes y corrientes. Cuando aparecen seres sobrenaturales (vampiros, fantasmas, muertos vivos, entre otros), el punto de vista no es el suyo, sino el de los narradores o personajes que pertenecen al mundo real.

• EL ESCENARIO: En un cuento fantástico, el lugar cobra decidida importancia, dado que un escenario bien caracterizado condiciona todo un relato. Por eso, en muchos cuentos fantásticos de terror los hechos se desarrollan en una casa embrujada. La descripción que de ella realice el autor tendrá en cuenta tanto el aspecto físico (inmensos salones, largas escaleras hacia habitaciones superiores o hacia los sótanos, cuartos abandonados, etc) como la atmósfera que se desprenda del ambiente: de amenaza, de opresión, etc.

• LA PARTICIPACIÓN DEL LECTOR: Los hechos narrados, por su esencia, hacen cuestionar al lector su verosimilitud. Por ejemplo, en las novelas y cuentos de vampiros, la presencia de las criaturas de la noche, con extraños poderes y capaces de vivir eternamente, escandaliza la experiencia cotidiana del lector, dado que en su realidad no existen. Pero este mismo lector debe tratar de superar el impulso que le hace negar o desechar este tipo de texto y recordar que está leyendo ficción literaria. Cuando se lee un cuento fantástico y se identifica con el protagonista y sigue los acontecimientos «creyendo» en la realidad contada, se tiene una actitud cómplice.

CLASIFICACIÓN

Tzvetan Todorov propuso una caracterización y clasificación tentativa de los relatos fantásticos en tres categorías:

1. Lo maravilloso: se produce cuando frente al hecho sobrenatural se aceptan nuevas leyes de la naturaleza que pueden explicarlo. Toda clase de situaciones mágicas pueden suceder, tal es el caso de los cuentos de hadas como “Cenicienta”, donde la calabaza se convierte en carroza o el ratón en cochero.

2. Lo extraño: cuando el hecho sobrenatural es explicado a partir de las leyes racionales, naturales o científicas. Lo extraño reside en la experiencia inquietante que se vive cuando algo familiar para nosotros se convierte en desconocido; pero al final, en los cuentos extraños se aclara el error de la quiebra de la realidad.

3. Lo fantástico: se vincula con una ruptura en la trama de la realidad cotidiana; la normalidad se quiebra porque se produce un acontecimiento extraordinario: el acento está puesto en el conflicto que se crea entre hechos reales o que se consideran normales, y hechos que se consideran anormales o irreales. Al finalizar el relato, no sabemos exactamente qué ocurre ni si el conflicto está solucionado. El lector percibe ese fenómeno como inexplicable.

Según los indicios que proporcionan al lector, los cuentos fantásticos pueden clasificarse en:

1- Puros: mantienen la ambigüedad hasta el desenlace. El lector no puede optar por alguna de las posibles explicaciones (racional o sobrenatural).
2- Impuros: son aquellos que presentan en el momento de cierre algún elemento o indicio que orienta al lector a optar por una explicación de tipo sobrenatural para los hechos ocurridos.
3- Extraños: presenta una explicación racional para los hechos sobrenaturales.

TEMAS QUE TRATA

1- El hombre lobo.
2- El vampiro.
3- Las perturbaciones de la personalidad.
4- Los juegos de lo visible y lo invisible.
5- Las alteraciones de la causalidad, el espacio y el tiempo.
6- La regresión.

Actividad: lee los siguientes relatos.

El fantasma
Javier Villafañe

Despertó con un fuerte dolor en la nuca. Abrió la puerta y el perro ladró como si viera a un desconocido. Fue al embarcadero y subió a la canoa. Remó y en el primer remolino la canoa se dio vuelta. Después unos policías rastreaban el río en busca del ahogado.
-No lo busquen en el río -dijo un vecino-. El hombre está muerto en su rancho. Esta mañana oí ladrar a su perro. Salí y vi como la canoa se iba sola río abajo. Fue al fantasma del hombre que vio su perro. Por eso ladró así. Fue su fantasma el que subió a la canoa y se ahogó.
Cuando los policías entraron en el rancho, el hombre estaba tendido en un catre, muerto, con las manos sobre la nuca.

 

El desterrado
Enrique Anderson Imbert

Federico tomó el tren y volvió a su casa, en Belgrano. Era de noche. Su mujer, sus hijos ya estarían esperándolo. Vio el letrero de la estación: BELGRANO. Bajó. Se largó a caminar. De repente desconoció las calles. Todo se había mudado: calles, edificios, jardines, todo menos la estación. En la esquina donde debía estar su casa había otra. Antes estaba enjalbegada de cal, ahora era de ladrillos rojos, antes tenía un árbol enfrente, ahora se levantaba allí un buzón pintado con una bandera norteamericana. Pero la puerta era la misma. Entró. Sentados alrededor de una mesa llena de vasos y botellas de brandy jugaban a los dados unos pistoleros de película. Lo miraron torvamente y le gritaron algo que él no pudo entender. Sólo entendió que le gritaban en inglés. El corazón le dio un vuelco. Comprendió que en esa noche el barrio de Belgrano, de un gran salto, había cambiado posiciones con otro barrio venido el diablo sabe de dónde. Él estaba pisando un barrio que había venido volando, para atraparlo. Quiso huir hacia la estación. Corrió, pero sin moverse. Y mientras corría y corría sin adelantar un paso los pistoleros se rieron a carcajadas, se le acercaron lentamente, lo rodearon, les miraron las piernas inútilmente veloces y uno de ellos lo agarró con las dos manos y lo fue estrujando, amasando, comprimiendo, plasmando, modelando. Lo reducían, lo reducían…Ahora era solo un punto. El punto en un dado. Lo metieron, junto con otros dados, en el cubilete, y los pistoleros siguieron jugando. Federico esperaba su turno ¡Alguna vez su punto tendría que salir, cara arriba en el dado! Pero terminaba un juego y empezaba otro, y él no salía. Se repetían las combinaciones y se repetía su fracaso: el dado daba una vuelta en el aire y ¡zas! El punto caía para abajo. El fullero había cargado el dado. Cuando despertó no estaba en Belgrano: estaba en Chicago.

Actividades

Para el cuento “El fantasma”

1. ¿Cuál crees que pudo ser la razón de la muerte del protagonista?
2. Según el vecino, el que se ahogó fue el fantasma, ¿crees esta teoría es razonable? Explica.

Para el cuento “El desterrado”

3. ¿Dónde podemos darnos cuenta que Federico aparece «desterrado»?
4. ¿Qué diferencias existen entre el barrio de Belgrano, donde vive Federico, y el lugar en el que se encuentra?
5. ¿Cuál parece ser la causa de lo que acontece con Federico? ¿Qué hace que el lector dude de esa causa hacia el final?

Para ambos cuentos:

6. Describe los personajes que aparecen. Personaje principal y personajes secundarios.
7. ¿Qué indicios que aparecen nos hacen dar cuenta que existen elementos que rompen con el mundo real o natural? Menciona los hechos o personajes sobrenaturales que se mencionan.
8. ¿Cuáles son los temas de los cuentos?
9. ¿Cómo aparece descripto el escenario en donde transcurren los hechos?
10. Ambos cuentos son Fantásticos, ¿por qué? Explica y fundamenta con ejemplos.
11. ¿Cómo clasificarías a cada uno de los cuentos? Explica.

1 Comentario

  1. Liliana Adrover
    Sep 18, 2019

    Muy bueno el material

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.