El Mito: Teoría + Mito de Teseo

El Mito: Teoría + Mito de Teseo

Lee la siguiente teoría acerca del Mito:

 

 

 

 

EL MITO

El mito es un relato tradicional donde personaje extraordinarios realizan acciones sobrenaturales. En un principio, los mitos fueron transmitidos oralmente de generación en generación, y luego, los recopiladores hicieron las versiones escritas que llegaron hasta nuestros días.
En los mitos, la narración se inscribe en épocas lejanas e imprecisas, en las que los mortales interactúan con las divinidades en un período anterior al tiempo histórico. El espacio en el que habitan los dioses se diferencia del que ocupan los mortales o los muertos, pero muchas veces los personajes suelen desplazarse de un lugar a otro.
El mito es esencialmente un relato de carácter religioso y trata de explicar el origen del hombre, la creación del mundo y las leyes de la naturaleza. Existen diferentes clasificaciones de los mitos. Algunos, teniendo en cuenta los personajes que protagonizan las historias, los dividen en: mitos divinos, protagonizados por dioses, y mitos heroicos, protagonizados por héroes. Otros investigadores, en cambio, consideran que los mitos tratan sobre la naturaleza y, por ende, los dividen según los temas en mitos del sol, del cielo, del mar, del fuego, etc.
Los mitos más conocidos son los que pertenecen a la cultura griega y a la romana. La colección de mitos pertenecientes a un pueblo determinado se llama “mitología”.

Los personajes

Los personajes principales de los mitos son los dioses y los héroes. Los dioses se caracterizan por ser inmortales y poderosos. El dios principal de la mitología griega es Zeus, llamado Júpiter en la mitología romana. Los sentimientos y los comportamientos de los dioses se parecen mucho a los de los humanos: sienten celos, envidia, y algunos son muy vengativos, como Juno. Se relacionan a diario con los mortales a quienes favorecen o perjudican de acuerdo con sus preferencias, sin importar si es justo o no. Cada uno de los dioses gobierna sobre un aspecto de la realidad (la guerra, la fertilidad, el mar).
Los héroes, por su parte, son hombres extraordinarios que sobresalen por alguna característica que los diferencia de los demás mortales.
Otros personajes mitológicos son las divinidades menores, como las ninfas, los seres fabulosos (mitad hombre, mitad animal) y los monstruos o animales feroces.

La figura del héroe

Muchos de los protagonistas de los mitos son héroes. Los más famosos son Hércules, Aquiles y Odiseo.
Lo que convierte a un personaje en héroe es, por un lado, sus actos, y por otro, su personalidad. Sus acciones son hazañas que no puede realizar cualquier mortal. Los mitos relatan una serie de pruebas que deben sortear los héroes para demostrar su superioridad; su recompensa será lograr la gloria y la fama.
Desde el punto de vista de su personalidad, el héroe mitológico posee varias virtudes que guían su conducta y responden a la escala de valores del tipo de sociedad de la cual el héroe se propone como modelo.

LA TRAMA NARRATIVA

Todos los mitos son narraciones. Los textos narrativos se caracterizan por organizarse alrededor de una estructura básica, formada por una serie de categorías fijas: el marco, el suceso y el episodio. Estas tres categorías componen la trama narrativa.
El marco es la situación inicial de la narración. En esta parte, se presentan los personajes, el lugar donde se desarrollarán los acontecimientos y el tiempo. En el caso de los mitos, el tiempo es impreciso y sólo está determinado por los actos o los sucesos. Por ejemplo, Hércules nace, crece y, tiempo después, se casa con una doncella.
El suceso está formado por la complicación y la resolución. La complicación modifica el estado precedente y desencadena el relato. Es la parte más interesante del texto, porque permite que la narración avance y se llegue al momento cumbre o clímax, cuando se pone en crisis la situación inicial. La resolución es el desenlace del conflicto y puede ser favorable o desfavorable para los personajes. Por ejemplo, Juno vertió en la copa de Hércules un veneno que lo enloqueció. El héroe mató a su familia y como castigo debió servir como esclavo a su primo Euristeo.
La suma del marco y del suceso forma el episodio. En un texto narrativo, podemos encontrar uno o más episodios.

TÉCNICAS DE ESTUDIO

Las palabras clave y el subrayado

Las palabras clave son aquellas que mencionan los conceptos fundamentales para comprender un texto. Para destacarlas se utiliza el subrayado. Con esta técnica debés explicar las palabras clave y relacionarlas para saber si comprendiste el tema.

>> Subrayá en los apartados “El mito”, “Los personajes”, “La figura del héroe” y “Trama Narrativa”, las palabras clave. Intercambiá tu trabajo con tu compañero y juntos cotejen cuáles son las palabras que subrayaron. ¿Coincidieron en la elección? Expliquen si hubo diferencias.

Lee atentamente el siguiente relato:

Teseo
Robert Graves

Etra, hija del rey de Trecenas, conoció a Egeo, el rey de Atenas, y se enamoró profundamente de él. Pronto quedó embarazada, pero Egeo la abandonó al enterarse de que el hijo que llevaba Etra en sus entrañas, y que se llamaría Teseo, no era suyo, sino que había sido concebido por Poseidón, el dios del mar. Sin embargo, antes de abandonar a Etra, y aun antes de que Teseo naciera, Egeo, que se negaba a sentirse traicionado, escondió bajo una roca su espada y sus sandalias, llevó a Etra hasta allí y le dijo:
–Cuando el niño cumpla dieciséis años debes traerlo hasta esta piedra. Si es lo suficientemente fuerte como para quitar los objetos de allí, entonces podrá presentarse ante mí en Atenas y lo reconoceré como mi hijo y sucesor.
Fue así como Teseo fue criado por su madre y su abuelo, en Trecenas, lejos de Egeo.
Teseo mostró desde muy pequeño una gran valentía. Pronto se convirtió en un joven fuerte, inteligente y prudente. Cuando llegó a la edad indicada por Egeo, su madre lo llevó hasta la roca. Fácilmente pudo removerla y emprendió su camino a Atenas, para conocer a su padre. A pesar de los ruegos de su madre, y de los consejos de su abuelo, no quiso ir por el camino seguro del mar, sino que emprendió su viaje por tierra. El joven, que sentía en su interior el espíritu y el alma del héroe, tenía el impulso de imitar las hazañas de su primo Hércules, famoso por su valentía y coraje, y por quien sentía una profunda admiración. Deseaba, como él, poder eliminar a los malhechores y los monstruos que amenazaban constantemente a los pobladores de la región.
En su largo camino a Atenas, Teseo fue librando distintas batallas con ladrones y pequeños tiranos, y en todas ellas salió victorioso.
Luego de superar los innumerables peligros del camino, Teseo llegó, por fin, a Atenas. Cuando Egeo lo vio con sus objetos, reconoció en él a su hijo y lo declaró su sucesor.
Los atenienses estaban en ese entonces profundamente afligidos a causa del tributo que se veían obligados a otorgar a Minos, el rey de Creta. Este tributo consistía en el sacrificio de siete jóvenes y siete doncellas, que eran enviados todos los años a ser devorados por el Minotauro, un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Era enormemente fuerte y feroz, y se hallaba encerrado en un laberinto construido por Dédalo, ideado tan ingeniosamente que cualquiera que entraba en él no podía de ningún modo encontrar la salida sin ayuda y moriría indefectiblemente.
Teseo resolvió librar a sus compatriotas de esta calamidad. Ya habían sido enviados catorce jóvenes en dos oportunidades y estaba listo el tercer tributo. Los jóvenes y las doncellas que serían las víctimas eran elegidos por sorteo. Teseo, que se sentía profundamente compadecido de los padres cuyos hijos habían sido seleccionados, se ofreció para ser sacrificado.
–Hijo mío, no vayas, te lo ruego. He pasado mucho tiempo sin ti y no quiero perderte –imploró Egeo.
–No, padre, no puedo quedarme, debo ir. Yo venceré al Minotauro y los liberaré de semejante castigo.
Desatendiendo los ruegos de su padre y confiando en que los dioses estarían de su lado, Teseo partió rumbo a Creta.Minotauro-Teseo
Antes de partir, el héroe consultó al Oráculo* y éste le dijo:
–Debes tomar como guía y compañera de viaje a Afrodita. Ella velará por ti y te prestará su ayuda cuando más la necesites.
El héroe así lo hizo y en la playa, a punto de zarpar, le ofreció una cabra en sacrificio. De esta forma, se aseguró de que la diosa no lo abandonaría.
Después de varios días de navegación, llegaron a Creta. El rey Minos los esperaba en el puerto para contar personalmente que las víctimas fueran catorce. Junto con él se hallaba su hija Ariadna, que al ver a Teseo se enamoró perdidamente y decidió ayudarlo.
–Te ayudaré a matar al Minotauro –le prometió en secreto– si me permites volver contigo a Atenas.
–Acepto tu ofrecimiento. Volveremos juntos a Atenas –respondió Teseo, que había sido cautivado por la bella doncella.
Dédalo, antes de partir de Creta, le había obsequiado a Ariadna un ovillo mágico y le había enseñado la forma de entrar y salir del laberinto.
–Teseo –le dijo Ariadna–, debes abrir la puerta de entrada y atar la punta del ovillo al dintel*; el hilo irá girando y girando por los distintos recodos del laberinto y te llevará hasta donde está el Minotauro.
–¿Y cómo puedo matarlo?
–Debes atraparlo por el pelo y clavarle esta espada –dijo e inmediatamente le entregó una espada reluciente y filosa–. Es preciso que ofrezcas al monstruo en sacrificio a Poseidón. Después, podrás encontrar el camino de regreso enrollando el ovillo en sentido inverso.
Esa misma noche, Teseo emprendió su camino al interior del laberinto. Hizo exactamente lo que le había dicho la bella Ariadna y salió victorioso.
Cuando Ariadna lo vio regresar del laberinto manchado con sangre, lo abrazó apasionadamente y juntos fueron al puerto donde se encontraba el grupo de atenienses.
Grande fue la ovación con la que recibieron al héroe que los había salvado de una muerte segura y había logrado terminar con semejante pesadilla.
Enseguida hicieron los preparativos para regresar a Atenas ocultos en la noche, porque sabían que Minos, apenas se enterara de la hazaña de Teseo, no tardaría en preparar sus fuerzas para atacar a quién había destruido al monstruo.
Así salieron ilesos de Creta y escaparon sin sufrir pérdidas, protegidos por la oscuridad y los dioses que velaban por ellos.

En Los mitos griegos. Madrid: Alianza, 1992. (Fragmento adaptado).

* Oráculo: lugar donde acudían los griegos para buscar la respuesta que daban los dioses.
* Dintel: parte superior de la puerta.

Actividades

1. ¿Quiénes son los padres de Teseo?
2. ¿Qué prueba tuvo que superar Teseo para que su verdadero padre lo reconociera y lo nombrara su sucesor?
3. ¿Qué hazaña cumplió Teseo luego de haber llegado a Atenas?
4. ¿Quién lo ayudó? ¿Cómo lo hizo? ¿Qué le pidió a cambio?
5. Buscá los personajes del mito y clasificalos en tu carpeta. Mencioná una característica que distinga a cada uno.
6. Identificá los sucesos de la narración.
7. ¿Cuántos episodios hay en el relato? Justificá tu respuesta.
8. ¿Cuáles son las complicaciones y las resoluciones de los episodios que encontraste?
9. Enumerá las características de Teseo que lo convierten en un héroe.

Enviar Comentario