Ciencia Ficción – Robot masa

Ciencia Ficción – Robot masa

Lee el siguiente relato:

 

 

 

 

Robot masa

Sebastián Szabo

Somos unos pocos los que conservamos nuestro aspecto humano. Los que somos de carne y hueso. Todos los demás se plegaron a la moda, todos son de metal. Todos son robots-humanos.

Desde que el Rectorado aprobó la robotización, hace ya 300 años, todos se fueron operando y adoptaron el cuerpo de metal. De humanos sólo conservan el cerebro y el corazón que ahora bombea un líquido neutro.

Es fácil, es una operación de rutina, no duele nada, me dicen los robots.

-         Tenés que probarlo. Unite al mundo.

Desde que la robotización apareció, se modificó el mundo. Todo se rige por ella. Nadie  puede ser dirigente si no es robots. Los líderes, los artistas… todos son robots.

Somos unos pocos los que no nos robotizados. Nos miran raro, nos ridiculizan.

Hace tres días que no veo a Urla. La extraño. Es la primera vez que desaparece.

Cuando salgo a la calle siento que se clavan en mí las miradas de las viejas robots. Viejas conventilleras que no perdieron su “capacidad de chisme y odio”, a pesar de su operación. No entiendo como se enamoran, si no se distinguen los hombres de las mujeres. Cómo pueden obtener satisfacción de sus cuerpos de metal.

La presión de los medios, de la sociedad, del Rectorado del planeta, para que nos roboticemos es terrible. No nos dejan en paz. Nos apedrean en la calle. Nos arrestan por subversivos. Nos condenan por el solo hecho de no querer cambiar. Con Urla, mi novia, juramos que no cambiaríamos, que seríamos humanos, de carne y hueso, hasta la muerte. Hace tres meses que no veo a Urla . Ya comienzo a olvidarla. La ciudad sigue igual. Todos son robots. Hace mucho que no veo a un humano. Tal vez sea el último de los de carne y hueso.

Tengo que vivir escondido, sólo salgo de noche. Recorro los bares humanos, donde solíamos reunirnos los últimos, y no encuentro a nadie. Todos han desaparecido.

Alguien golpea la puerta de mi casa. Alguien entra. Viene hacia mí.

-         Hola –me dice- Soy yo, Urla ¿te acordás de mí?

No le contesto, la miro. No puedo creer que sea un robot. Ella se ha operado, es una máquina más.

Hace horas que corro. Trato de alejarme de la ciudad, de esa horrible imagen de Urla.  Ella me traicionó. No la odio. No le guardo rencor.

Pobre, la presión era muy fuerte. No la pudo soportar. Yo tampoco puedo hacerlo. Me detengo y giro. Vuelvo a la ciudad.

Estoy acostado en la camilla. Dos robots me conducen al quirófano.

-         “¡¡¡Extra, extra!!! El último de los humanos ya es robot”- pregonan los robots canillitas en toda la ciudad.

Actividades

1-     ¿Cuál es el tiempo en que suceden los hechos?

2-     ¿Qué avances tecnológicos y científicos se mencionan que hoy son imposibles de hacer?

3-     ¿Te parece que estos avances tecnológicos y científicos pueden llegar a ser realidad en el futuro? ¿Por qué?

4-     ¿Por qué el protagonista se niega a convertirse en robot? Explica con tus propias palabras.

5-     ¿Qué diferencias ve el protagonista entre los humanos y los robots? Realiza un cuadro comparativo.

6-     ¿Por qué crees que se da por vencido el protagonista?

7-     Si estuvieras en la misma situación que el protagonista ¿Qué harías?

8-     Según la clasificación de los cuentos, ¿en qué tipo lo ubicarías y por qué?

9-     ¿Quién narra la historia, qué tipo de narrador es y en que persona lo hace?

10- Con tus propias palabras contesta la siguiente pregunta: ¿Qué es ciencia ficción para vos?