Lee atentamente el siguiente texto:

 

Carta a Dulcinea
Héctor Daniel Olivares

Fue cosa grande y curiosa que un labriego, paticorto y panzudo, de piel cetrina y agrietada, requemada por los soles de Castilla, se presentara en la casa de Aldonza portando una carta de su amo para ella. La mujer le informó que no sabía leer, así que le rogó que se la leyese, pero el hombre, que dijo llamarse Sancho, también era analfabeto. Y como la misiva viajaba con el requerimiento de su pronta respuesta, Aldonza mandó avisar, por uno de sus chiquillos, a Tomás, bachiller y sacristán del pueblo.
“Soberana y alta señora, –comenzó a leer el sacristán. Aldonza no pudo evitar reírse al escuchar semejante tratamiento. –mi Dulcinea”.
-Aquí hay un error, mi nombre es Aldonza Lorenzo.
-No hay yerro alguno –certificó Sancho-. La carta va dirigida a vos.
Tomás leyó un par de frases más y se detuvo, alegando que no eran palabras convenientes para ser dirigidas a una mujer casada, pero Aldonza le replicó:
“Ya sabré yo defender mi virtud. Siga su merced leyendo”.
Lo que la mujer escuchó fue una declaración desaforada de amor a su persona, para nada vulgar y no exenta de belleza, junto al ofrecimiento de ayudarla, pues a oídos del autor de la epístola había llegado la noticia de que su marido la maltrataba. “Y yo, qué por juramento me debo a la defensa de las viudas, los huérfanos, las damiselas y otros seres indefensos –rezaba la carta-. ¿Qué no haría por vos tu cautivo caballero?”. Tras lo cual, retaba al villano de Celedonio, su esposo, “a singular combate” del que no dudaba que saldría maltrecho para su oportuno escarmiento. “De tal guisa quedará, y tan descompuesto, que ni osará pensar, tan siquiera, en faltarte el respeto, dama de mis desvelos”.
Finalizaba el pliego de forma memorable:

“El herido de punta de ausencia, y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro, si tus desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que además de ser fuerte es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo que por tu causa quedo. Si gustares de socorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto, que con acabar mi vida habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo.

Tuyo hasta la muerte,

El caballero de la triste figura”.

La primera reacción de Aldonza a aquellas inflamadas letras fue la de protestar, pues ella jamás supo de aquel que le escribía ni le dio cata de ello, y por no conocerlo de nada, su atrevimiento era gratuito y lesivo para su buena fama. Extremo, éste, que confirmó Sancho, el criado, quien dijo que era así como amaban aquellos que se consagraban a la orden de caballería; el objeto de sus pasiones no precisaba correspondencia y, ni tan siquiera, su conocimiento por parte de la persona amada.
De inmediato, y aunque habría de confesar para sus adentros que algo halagada sí que se hallaba –nadie le había dirigido nunca palabras tan esmeradas-, Aldonza sintió una oleada caliente de vergüenza, que ascendiendo desde su pecho le incendió las mejillas. ¿Hasta oídos de aquel desconocido habían llegado sus sinsabores? Andar en boca de todos. Un loco pretendiendo protegerla, ¡qué vergüenza!
-Ese hombre está ido –fue lo segundo que atinó a decir la moza.
-¡Desvaría! –remachó Tomás, el bachiller, quien a duras penas podía reprimirse la risa por lo que acababa de leer. Aldonza, a la que el sacristán en más de una ocasión la había encontrado faenando el trigo, sudada y correosa, aderezada por un olorcillo algo hombruno, cuando no despidiendo un aliento a ajos crudos que atosigaba el alma, era para aquel chiflado ¡una princesa! Hacía años que Tomás no disfrutaba con un chisme tan divertido.
Aldonza observó cómo al sacristán se le insinuaba una sonrisita bajo el bigote y sus pupilas brillaban de picardía y comenzó a sentirse incómoda y más avergonzada todavía.
Sancho exigía respuesta. La aldeana cerró los ojos, buscó las palabras y tras unos segundos de reflexión, colocó sus manos en jarras y declaró con decisión:

-Dile a tu señor que Aldonza Lorenzo no trata con locos y que vaya a otra que le haga merced con esas lisonjas, que soy mujer casada y decente, y lo suficiente bizarra para no necesitar el auxilio de nadie en lo que a solucionar sus problemas se refiere, por muy caballero andante que sea”.

Aldonza contempló a Sancho abrevar a su rucio en el pilón y marcharse cariacontecido del pueblo. El resto de la tarde la pasó llorosa y triste. Por fortuna Celedonio había marchado a Tomelloso a realizar unos negocios y no regresaría hasta la noche.
A lo largo de aquella tarde interminable la mujer no cesó de preguntarse cómo había llegado a su estado de postración.
Aldonza se casó enamorada de su Celedonio, que bien galante fue durante el cortejo, reservando sus crueldades para después de la boda, cuando creyó que los sacramentos sujetaban a su esposa a su dominio. Desde bien temprano su matrimonio se aderezó con amarguras y su marido ya no ocultó sus defectos, ni su mal carácter, ni sus iniquidades. Y a poco a poco su esposo le fue comiendo la moral y el aplomo, llamándola boba a cada instante, diciéndole que no servía para nada, que había tenido suerte de encontrarse con un hombre como él que la mantuviese porque ella era una muerta de hambre. Y reconocía, para su vergüenza e incredulidad, que se fue achicando y amilanando con el tiempo, aceptando, poquito a poco, lo inaceptable, hasta que ella misma ya no llegaba a reconocerse. Y hasta comenzó a vivir con miedo, pues a las palabras le siguieron, no mucho tiempo después, los golpes, sobre todo, las noches que llegaba borracho a casa. Y aunque quiso salir de aquel pozo, cada vez más angosto, nadie parecía querer ayudarla. El cura, al que explicó sus cuitas en confesión, le recomendó santa paciencia y resignación cristiana; su madre le dijo que pensara en los niños y otras mujeres casadas de la aldea con las que trató sus pesares, le revelaron sufrir males semejantes, haciéndole notar que debía entender que el matrimonio no era como prometían los cuentos, así que nada de vivieron felices y comieron perdices. ¿Debía resignarse, como le aconsejaban? No, ¡basta ya! Aquella carta había sido como una gran bofetada que la sacaba de su estado de aturdimiento. Tener que aguantar todo aquello ¡con lo que ella había sido! “Yo ¿una damisela? ¿un ser indefenso? ¡Pero que se han creído ese demente!”, se dijo a sí misma. Pensó en sus desdichas y en su determinación de acabar con ellas y le arrebató un llanto liberador, estaba decidida a que aquellas fuesen las últimas lágrimas que Celedonio le arrancase. Aldonza, otrora mujer fuerte y decidida, no habría de aceptar nunca más la sumisión ni la resignación y menos frente a su marido, un pobre diablo frustrado, miserable y mezquino; tirano en el hogar, don nadie en la calle. Volvería a ser la mujer gallarda que fue y pondría fin a sus amarguras.
Aquella noche Aldonza le preparó a su marido la cena sin pizca de sal. Celedonio tras probar la sopa se quejó que estaba sosa y adjetivó de idiota a su esposa por enésima vez. La mujer vació el caldero de sopa caliente sobre la entrepierna del hombre. Celedonio gritó de dolor y en cuanto estuvo algo repuesto se dirigió hacia ella, entre sorprendido y furioso, con el propósito de agredirle, pero Aldonza, que le esperaba, le estampó el puchero en la cara y en el mismo acto lo echó a patadas de la casa.
Y aunque al principio hubo en El Toboso quienes criticaron a Aldonza por tratar de aquella manera a su esposo, al final, comprendieron que le estaba dando mala vida y que se topó con lo que andaba buscando.
Desde aquella noche Celedonio vaga por las tabernas y ventas de la comarca, y quejumbroso proclama, a quien quiera escucharle, lo malas que son las mujeres, especialmente la suya. Los paisanos se burlan de él, de puro patético que rumia sus quebrantos, y como la esposa le rompió la nariz, todo el mundo lo conoce por el apelativo de “el chato”.
En su nueva vida de mujer libre, Aldonza ha decidido que aprenderá a escribir y leer, tarea en la que Tomás se ha prestado a instruirla. No fuera que otro caballero andante volviese a dedicarle nuevas cartas de amor, letras henchidas de pasión de las que sólo ha de gozar su legítima destinataria.

Para tener en cuenta: este cuento está basado en la carta enviada por El Quijote a su amada Dulcinea:

“Soberana y alta señora:

El herido de punta de ausencia, y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro, si tus desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que además de ser fuerte es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo que por tu causa quedo. Si gustares de socorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto, que con acabar mi vida habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo. Tuyo hasta la muerte,

El caballero de la triste figura”

Actividades

1. ¿Por qué razón Sancho y Aldonza deben mandar a llamar al bachiller Tomás?
2. El bachiller Tomás comienza a leer la carta:

a) ¿Por qué Aldonza reacciona riéndose?
b) Aldonza, rápidamente advierte un error, pero, ¿estaba en lo cierto o había algo que ella ignoraba? Explica.
c) ¿Por qué dice el bachiller que la carta no era apropiada para una mujer casada? ¿Qué le responde Aldonza?

3. Al terminar el bachiller Tomás de leer la carta:

a) ¿Cuál fue la reacción y los sentimientos que provocaron las palabras del Caballero de la triste figura en Aldonza? Explica con tus palabras.
b) ¿Cómo reaccionó el bachiller? ¿Cómo fue vista esta reacción por Aldonza?

4. Al marcharse Sancho del pueblo:

a) ¿Qué recuerdos pasan por la mente de Aldonza? ¿Qué idea se gesta en ella?
b) ¿Se puede decir que el Caballero de la triste figura cumplió con su papel de héroe aún sin saberlo?

5. La carta fue escrita por el Caballero de la triste figura con la intención de proteger a su amada del villano de su esposo, ¿crees que sabía del maltrato que recibía? Explica.
6. La carta juega un papel muy importante en la vida de Aldonza, ¿cómo era su vida antes de recibirla y qué cambios provocó?
7. Estos cambios, ¿fueron positivos o negativos para Aldonza? Explica.
8. Marca con una X el tema que consideres adecuado para este relato:

__ El amor físico.
__ La sumisión.
__ La falta de comunicación.
__ El amor ideal.
__ La locura.
__ El despertar hacia la realidad.
__ El maltrato físico y psíquico hacia una mujer.
__ El analfabetismo.
__ La dura vida de una mujer maltratada.
__ La esperanza.
__ Nunca es tarde para un cambio en la vida.
__ La violencia de género.
__ Ninguno de los anteriores, para mí el temas principal es…………. porque ……………

9. Según lo que vimos en clase, ¿qué tipo de relato es? Explica.

Quizás también te interese leer…

Deletrearte

Deletrearte

Lee atentamente el siguiente relato:   Deletrearte María Cristina Ramos Laura se llamaba. Cada vez que me acuerdo. En ese tiempo no había estos...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por razones obvias, no enviamos las respuestas de las actividades.