Cuento Realista

El almohadón de plumas

El almohadón de plumas

Lee atentamente el siguiente relato:   El almohadón de plumas Horacio Quiroga Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Ella lo quería mucho, sin embargo, a veces con un...

El hombre muerto

El hombre muerto

Lee el siguiente texto atentamente:   El hombre muerto Horacio Quiroga El hombre y su machete acababan de limpiar la quinta calle del bananal. Faltábanles aún dos calles; pero como en éstas abundan las chircas y malvas silvestres, la tarea que tenían por delante...

Cuento realista – Actividades de inicio

Cuento realista – Actividades de inicio

Lee atentamente la siguiente historieta:   Responde: ¿Qué diferencias existe entre el horóscopo que puedes encontrar en un diario o revista y el de Gaturro? Explica con tus palabras. ¿A qué se refiere Gaturro cuando llama a su creación “Horóscopo realista”?...

El baldío

El baldío

Lee el siguiente texto:   El baldío    No tenían cara, chorreados, comidos por la oscuridad. Nada más que sus dos siluetas vagamente humanas, los dos cuerpos reabsorbidos en sus sombras. Iguales y sin embargo tan distintos. Inerte el uno, viajando a ras del suelo...

Viejo con árbol (Fragmento)

Viejo con árbol (Fragmento)

A continuación, lee el siguiente fragmento:   ---------------------------------    A un costado de la cancha había yuyales y, más allá, el terraplén del ferrocarril. Al otro costado, descampado y un árbol bastante miserable. Después las otras dos canchas, la...

Un carro en la esquina (fragmento)

Un carro en la esquina (fragmento)

Lee el siguiente texto:   -------------------------------       “-¡Sandías! El grito se disolvió en el sol. La calle Rincón parecía desarrollarse al infinito bajo el sol mañanero, sonora de pregones, densa de chicos y muchachas. Al llegar a la esquina de San...

Los bomberos

Los bomberos

Lee el siguiente texto:   Los bomberos    Olegario no sólo fue un as del presentimiento, sino que además siempre estuvo muy orgulloso de su poder. A veces se quedaba absorto por un instante, y luego decía: “Mañana va a llover”. Y llovía. Otras veces se rascaba la...