Hércules y las aves del lago Estinfalo

Categorías: El Mito

Lee atentamente el siguiente relato:

 

Hércules y las aves del lago Estinfalo

Hércules era hijo de un dios, Júpiter, y de una mortal, Alcmena. Desde niño, Hércules demostró haber heredado la fuerza prodigiosa de su padre. Juno, la esposa de Júpiter, lo odiaba porque le recordaba la infidelidad de su marido y juró vengarse. Para ello se convirtió en la protectora de Euristeo, primo de Hércules, quien sería rey de Micenas y Tirinto. Cuando Hércules creció, Juno vertió en su copa un veneno que lo llevó a la locura, por cuya causa, mató a su mujer y a sus propios hijos confundiéndolos con sus enemigos. Hércules fue castigado por ese crimen y debió servir como esclavo a su primo Euristeo durante doce años. Éste, que quería derrotarlo, pues temía perder su reinado, le mandó realizar doce trabajos muy difíciles y peligrosos, de los cuales salió victorioso. En el primero de esos trabajos, debió enfrentar al león de Nemea, cuya piel no podía ser traspasada por las armas. Luego de derrotar al animal, le sacó su piel para usarla como armadura. Las aves del lago Estinfalo fue su quinto trabajo.
–¿Conoces el lago Estinfalo? – le gritó el rey de Tirinto desde lo alto de la muralla de su ciudad.
Al oír ese nombre, Hércules no pudo reprimir un estremecimiento.
–Sí, primo –respondió con un gesto de terror–, sí… ¡he oído hablar de ese lugar maldito!
La superficie del lago, situado en el centro de Arcadia, no reflejaba la luz del día. Desde hacía mucho tiempo, se había convertido en feudo de unas crueles aves que, antaño, huyendo de una invasión de lobos, habían llegado a los bosques de los alrededores. Los pájaros volaban constantemente el lago, en bandadas tan densas que sus negras aguas no conocían ni la luz del sol ni la de las estrellas.
–Muy bien –prosiguió Euristeo con una sonrisa perversa–, pues voy a imponerte un nuevo trabajo: ve al lago Estinfalo y líbralo de esas aves. ¡Que no quede ni una!
La tarea se presentaba difícil, pues las aves del lago Estinfalo eran hijas de Marte, el terrible dios de la guerra. No eran pájaros corrientes: tenían el pico, las garras y las alas de bronce, y un tamaño monstruoso; además, eran tan numerosas que un ejército no habría conseguido acabar con ellas. Contaban que se alimentaban de carne humana…
Hércules suspiró: ¡no tenía más remedio que obedecer a Euristeo! Así que se puso en camino hacia el Peloponeso*.
Un olor apestoso le dio a entender que estaba cerca. De trecho en trecho, las carroñas infectas de animales descuartizados se terminaban de descomponer. Divisó un campo de trigo arrasado y a un labrador que se lamentaba. El hombre le gritó:
–¡Ay de ti! ¡Rápido, vuelve por donde has venido! Mira cómo han dejado mi cosecha los pájaros del lago Estinfalo. Hace unos años no se atrevían a llegar hasta aquí; pero se reproducen sin cesar y cada vez son más numerosos, y además se diría que son inmortales. […]
Hércules prosiguió su camino. […] Al poco tiempo, se adentró por un denso bosque donde resonaba el eco de las aves invisibles. Avanzaba con el arco tenso, preparado para disparar. Cuando avistó el lago, contempló un espectáculo espantoso: en medio de una luz crepuscular, miles de pájaros sobrevolaban hasta el horizonte sus aguas fétidas, pantanosas y malolientes, repletas de huesos y carroña.
La llegada de aquel audaz humano fue recibida con graznidos de cólera. Varios pájaros descendieron en picada sobre Hércules. Sin perder la calma, el héroe se hincó de rodillas, tensó el arco, apuntó y derribó sus presas sin fallar ni un disparo. Entonces, como si todos aquellos animales monstruosos hubieran comprendido que el adversario era peligroso, se alejaron y fueron a posarse al abrigo de los árboles que rodeaban el lago. Al dispersarse, se fue viendo más claro. Cuando el último pájaro desapareció del cielo, la luz del día mostró todavía mejor una visión apocalíptica: el lago Estinfalo era una cloaca inmunda. Hércules suspiró: ¿cuánto tiempo tendría que pasar antes de que aquellas aguas volvieran a estar limpias?
–¡Ay de mí! –exclamó–. No he concluido el trabajo: sólo he matado a quince o veinte de esos monstruos y tengo que exterminarlos a todos.
Con el arco tenso, Hércules fue dando la vuelta al lago. Pero los pájaros se mantenían lejos de su alcance; se habían refugiado en los matorrales y en el sotobosque* de espinos absolutamente impenetrable. ¡A ver quién se atrevía a sacarlos de allí!
–¡Salid de ahí! ¿Tanto miedo tenéis de mis flechas?
Después de dar una vuelta al lago, Hércules se sentó muy alicaído: ¡ningún pájaro se dejaba ver! ¿Qué podía hacer? ¿Cómo se iba a presentar ante Euristeo y admitir que había fracasado?
–¡Oh, Minerva! –imploró–. ¡Tú que eres enemiga declarada de Marte, padre de estas aves, tú que ya me ayudaste regalándome la armadura que me permitió vencer al ejército de Ergino, Minerva, te imploro una vez más que me socorras!
En aquel instante resonó un chasquido metálico tan violento y cercano que Hércules se volvió, dispuesto a enfrentarse con un adversario. Vio en el suelo dos magníficos címbalos* de bronce que relucían al sol. Sin dar crédito a lo que veía, alzó los ojos al cielo y dijo:
–Minerva, ¿eres tú la que me haces este inesperado regalo? ¿Te parece que puedo tener ganas de jugar? A no ser que… ¡Claro, eso es!
Tomó los pesados címbalos y los golpeó con todas sus fuerzas. Los pájaros se asustaron y salieron inmediatamente de sus escondites batiendo las alas. Hércules empuñó el arco y, en unos segundos, los alcanzó sin dificultad.
Muy agradecido, musitó:
–¡Gracias, diosa de la inteligencia y la sabiduría!
Se metió en el bosque, recorrió un centenar de metros, se detuvo y luego volvió a tocar los címbalos.
De nuevo salieron de la espesura graznando furiosos una decena de pájaros. Para Hércules, fue un juego de niños ir atravesándolos con sus flechas. Sí, ¡un juego! Cuando tocaba los címbalos, el héroe se entretenía tratando de adivinar por dónde saldrían las aves. Y en cuanto levantaban el vuelo, les apuntaba con su arma, haciendo un alarde de velocidad para abatirlas una por una, mientras gritaba de alegría. Sin embargo, lo atenazaba un temor, pues no se le iba de la cabeza este pensamiento: “¡No me van a alcanzar las flechas!”.
Pero era evidente que Minerva velaba por él: ¡por más flechas que Hércules sacaba de la aljaba*, ésta nunca se vaciaba!
El héroe volvió a darle otra vuelta al lago Estinfalo. De trecho en trecho, se detenía, tomaba los címbalos de la diosa y los entrechocaba con todas sus fuerzas; asustados por el estruendo, los pájaros salían de su escondite. En cuanto se alejaban un poco y sobrevolaban el lago, los mataba en pleno vuelo y sus víctimas iban cayendo al agua una tras otra.
Cuando comprobó que el cielo estaba vacío, siguió tocando los címbalos; pero esta vez era para dar las gracias a Minerva por haberlo ayudado a llevar a cabo aquel trabajo.
En el camino de regreso, se cruzó con un pastor y su rebaño que se dirigían al lago. Para asombro de Hércules, el hombre se postró ante él. Entonces el pastor dijo muy contento:
–¡Sabemos quién eres, Hércules, y que has limpiado el lago de los pájaros que lo infestaban! ¡Gracias a ti, los pueblos volverán a poblarse, las cosechas florecerán y la alegría renacerá en nuestros corazones!
“Pues entonces –se dijo Hércules para sus adentros, al tiempo que invitaba al pastor a que se pusiera de pie–, mis trabajos no habrán sido inútiles; y pensando en fastidiarme, lo que hace Euristeo es ayudarme a librar al mundo de sus plagas…”.
Adivinó que la noticia de su hazaña no tardaría en llegar a oídos de su primo. De repente pegó un respingo, pues oyó un rumor de alas por encima de su cabeza: pero no era más que una alondra que revoloteaba por el aire. Su puro instinto de cazador le hizo tensar el arco y apuntar al pájaro; pero en el último momento cambió de idea. Por primera vez en la vida, pensó que era cruel e inútil matar un ser vivo que no le hacía daño.
Y entonces, como para darle las gracias por ello, la alondra fue a posársele en el hombro. Con aquella leve carga, el héroe regresó a Tirinto.

En Los doce trabajos de Hércules. Madrid: Anaya, 2007.

* Peloponeso: península de la Grecia antigua.

* Sotobosque: vegetación formada por matas y arbustos que crece bajo los árboles de un bosque.

* Címbalo: instrumento de percusión, parecido a los platillos.

* Aljaba: caja portátil para flechas que se llevaba colgada.

 

Actividades

1.¿Por qué este texto es un mito?
2.Teniendo en cuenta el principio del mito, ¿cuál es el destino de Hércules?
3.Explicá la siguientes oraciones:

 “Se había convertido en feudo de crueles aves”.

 “Después de dar una vuelta al lago, Hércules se sentó muy alicaído…”.

 “Pero era evidente que Minerva velaba por él”.

4.Con tus palabras, describí el lago Estinfalo.
5.¿Qué tarea le encomendó Euristeo a Hércules?
6.¿Por qué la tarea parecía tan difícil?
7.¿A quién le pidió ayuda el héroe? ¿Por qué lo hizo?
8.¿De qué manera lo ayudó?
9.¿Cómo terminó la aventura?
10.¿Se narran hechos sobrenaturales en el texto? ¿Cuáles?
11.Enumerá los personajes de Hércules y las aves del lago Estinfalo y clasifícalos en héroes, dioses, divinidades menores y monstruos.
12.Mencioná las características de los personajes que señalaste.
13.A partir de tu respuesta anterior, explicá por qué Hércules es un héroe.
14.Determiná si las siguientes oraciones pertenecen a la Situación inicial (S.I.), a la Complicación (C), o a la Resolución (R).

___  Adivinó que la noticia de su hazaña no tardaría en llegar a oídos de su primo.

___  La superficie del lago, situado en el centro de Arcadia, no reflejaba la luz del día.

___ Sin embargo, lo atenazaba un temor, pues no se le iba de la cabeza este pensamiento: “¡No me van a alcanzar las flechas!”.

___ Los pájaros se mantenían lejos de su alcance; se habían refugiado en los matorrales…

 

Expresar opiniones

15.¿Hubiera podido Hércules realizar el trabajo sin la ayuda de Minerva? ¿Por qué?
16.Piensen entre todos qué características tiene Hércules para ser considerado un héroe.

Quizás también te interese leer…

8 Comentarios

  1. El relato se trata de un mito porque es una narracion muy antigua y por lo tanto tenian caracter de verdad

    Responder
    • Odio que me manden desconocidos

  2. Hola alguién hizo las actividades de este mito?
    m podrían ayudar…saludos

    Responder
  3. hola yo ya habiá leido este mito y me encanta, tambien estaba estudiando la mitologia griega y me encanta todo vi todas las peliculas de la mitologia

    Responder
  4. creo que es una buena historia y me encanta las histotias asi

    Responder
  5. ESTOY GOOGLEANDO I NO ME SALE NADA

    Responder
  6. Cuales son los hechos sobrenaturales que se narran? Porfa ayudenme

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *