Los cazadores de ratas

Los cazadores de ratas

Completa cada espacio en blanco con un verbo conjugado correctamente, de manera que el texto cobre sentido. Como ayuda, entre paréntesis se encuentra la forma impersonal correspondiente.     Los cazadores de ratas Horacio Quiroga Una siesta de inviemo, las víboras de cascabel, que (dormir) __________ extendidas sobre la greda, (arrollarse) __________ bruscamente al oír un insólito ruido. Como la vista no es su agudeza particular, las víboras (mantenerse) __________ inmóviles, mientras (prestar) __________ oído. –Es el ruido que hacían aquéllos– (murmurar) __________ la hembra. –Sí, son voces de hombre; son hombres– (afirmar) __________ el macho. Y pasando una por encima de la otra (retirarse) __________ veinte metros....

Leer Más

Lo que sucedió a Lázaro con un escudero

Lo que sucedió a Lázaro con un escudero

Lee atentamente el siguiente texto literario:         Lo que sucedió a Lázaro con un escudero Anónimo Tuve que sacar fuerzas de flaqueza y, poco a poco, con ayuda de las buenas gentes, llegué a esta insigne ciudad de Toledo, donde, gracias a Dios, a los quince días se me cerró la herida. Mientras estaba malo, siempre me daban alguna limosna, pero cuando ya estuve sano, todos me decían: – Eres un granuja y un vagabundo. Deja de mendigar y búscate un amo a quien servir. <<¿Y dónde encontraré yo uno, si Dios no crea ahora uno de la nada, como cuando creó el mundo por primera vez?>>, me decía a mí mismo. Pensando en estas cosas, iba de puerta en puerta sin lograr mucho remedio, porque ya la caridad había sido...

Leer Más

El mundo en la barbilla

El mundo en la barbilla

Lee atentamente el siguiente relato:         El mundo en la barbilla    Los carteles del cine y de la pista de baile no eran los únicos que, desde las paredes y los árboles de Olleros, reclamaban cada poco la atención de los vecinos. De vez en cuando, también, recalaba en el pueblo algún circo ambulante e, incluso, alguna troupe de titiriteros de carácter familiar y reparto muy exiguo (recuerdo una, en concreto, en la que el hombre que vendía las entradas a la puerta hacía luego tres papeles en la obra: de león, de demonio y de fraile, e incluso dirigía el sorteo de una rifa, disfrazado todavía de león, en el descanso) que, durante dos o tres días, instalaban sus carpas y furgones en la plaza y llenaban las calles del pueblo de...

Leer Más