Cuento Realista

El ayuno

El ayuno

Lee atentamente el siguiente relato: El ayuno Émile Zola I Cuando el vicario subió al púlpito con su amplio sobrepelliz de blancura angelical, la pequeña baronesa estaba beatíficamente sentada en su sitio habitual, cerca de una salida de calor, delante de la capilla...

Soledad

Soledad

Lee atentamente el siguiente relato:   Soledad Pedro de Miguel    Le fui a quitar el hilo rojo que tenía sobre el hombro, como una culebrita. Sonrió y puso la mano para recogerlo de la mía. Muchas gracias, me dijo, muy amable, de dónde es usted. Y comenzamos una...

Narraciones realistas – El amanuense

Narraciones realistas – El amanuense

Lee atentamente los siguientes textos:   Narraciones realistas Entonces se aventuró, con pasos livianos, hacia el fondo. Eso es típico. El miedo no cuenta cuando una mujer, en una película por ejemplo, va hacia un cuarto misterioso que no se atrevería a hollar el...

Matar a un perro

Matar a un perro

Lee atentamente el siguiente relato:   Matar a un perro Samantha Schweblin El Topo dice: nombre, y yo contesto. Lo esperé en el lugar indicado y me pasó a buscar en el Peugeot que ahora conduzco. Acabamos de conocernos. No me mira, dicen que nunca mira a nadie a...