La leyenda

La leyenda de la Kantuta

La leyenda de la Kantuta

Lee atentamente el siguiente relato:   La leyenda de la Kantuta Sentado en una piedra de los Andes, el joven dios Arco Iris se lamentaba de su suerte. Para olvidar su pena lanzaba a los vientos rato a rato un pañuelo tricolor, que, trazando una gigantesca...

La tijereta

La tijereta

Lee atentamente el siguiente relato:   “La Tijereta” (Jhuguay-yetapá) Hace muchos, muchos años, Tupá había decidido que las almas de los que morían y que debían llegar al cielo, lo hicieran volando con unas alitas que él enviaba a la tierra por medio de sus...

El quirquincho músico

El quirquincho músico

Lee atentamente los siguientes textos:   El quirquincho músico (Leyenda boliviana) Aquel quirquincho viejo, nacido en un arenal de Oruro, acostumbraba pasarse horas y horas echado junto a una grieta de la peña donde el viento cantaba eternamente. El animalito...

Una lagartija

Una lagartija

Lee atentamente el siguiente relato:   Una lagartija Juan Burghi Mañana. Estío. Resol. El pedregal de la sierra parece crujir en el entendimiento de la lumbre. Sobre la plancha de una peña lisa, como si se asara, una lagartija se solea. Su traje de luces...

El Norte lucha con el Sur

El Norte lucha con el Sur

Lee atentamente el siguiente relato:   El Norte lucha con el Sur Leyenda fueguina Arnoldo Canclini (Adaptación) Kreikut, el Sur, siempre sintió celos de Kamuk, el Norte, y quería ir a su haruwen. Pero Kamuk era muy poderoso y era voz corriente que muchos habían...

La Leyenda del Girasol

La Leyenda del Girasol

Lee atentamente el siguiente relato:   La leyenda del girasol    Yupá, un hombre joven y fuerte, esperaba ese día desde hacía mucho tiempo. Estaba impaciente y se sentía responsable por la tarea que le habían asignado: debía llevar el fuego sagrado al pueblo...

El viento Zonda

El viento Zonda

Lee atentamente el siguiente relato:   El viento Zonda Leyenda Calchaquí Agazapado en un roquedal calcinado por el sol de la siesta, en plena cordillera, Gilanco y sus bravos calchaquíes aguardan el paso de una tropilla de guanacos. Tres días y tres noches...