Dafne y Apolo

Dafne y Apolo

Lee atentamente el siguiente relato:

 

 

 

 

Dafne y Apolo

Del barro y del Sol salieron los animales conocidos y los desconocidos; los mansos y los monstruosos, entre estos la serpiente Pitón, terror de los hombres por su enorme tamaño, a la cual mataron las flechas de Apolo.
Dafne, hija del río Peneo, fue el primer amor de Apolo. Esta pasión no fue efecto del azar, sino una venganza del amor irritado contra él. Porque Apolo, presuntuoso de su éxito sobre la serpiente Pitón, viendo a Cupido con su carcaj y su arco, lo increpó:
–¿Qué haces tú, niño, con las armas que sólo cuadran a los valientes? Tú debes contentarte con provocar esas pasiones amorosas y no aspirar a una gloria que sólo poseo yo.
A esto, el hijo de Venus le respondió:
–Aunque tu arco atraviese horribles fieras, el mío te va a atravesar a ti, y así como los animales son inferiores a los dioses, así tu gloria será inferior a la mía.
Dicho esto, voló Cupido y disparó dos flechas: la del amor –de oro y punta aguda– y la del desdén –plomiza –.
Con la primera, atravesó el pecho de Apolo y con la segunda, el de Dafne.
En cuanto Apolo la vio, se enamoró de ella: un fuego violento consumía el corazón del dios; viendo los rubios cabellos de la ninfa, viendo sus ojos como dos estrellas, su boca roja, sus dedos, sus manos y sus brazos desnudos, se conmovía…
En vano la pretendió. Ella lo esquivaba con la ligereza del viento.
–¡Espérame! –clamaba Apolo–. ¡Espérame! ¡Que no soy ningún enemigo! ¡Es el amor lo que me impulsa! ¡Espérame! ¡Si me conocieras…! Soy hijo de Júpiter, y adivino el porvenir y soy sabio del pasado. Mis flechas llegan a todas partes con golpes certeros. Pero, ¡ay!, me parece que fue más certero quien dio en mi blanco. Soy inventor de la medicina y conozco la virtud de todas las plantas…, pero ¿qué hierba existe que cure la locura de amor?
Mientras hablaba así, logró Apolo acortar la distancia que los separaba; pero Dafne de nuevo huyó ligera… Debió pensar Apolo que en aquella ocasión más le valían los pies ligeros que las melodiosas palabras, y arreció en su carrera. ¿La alcanza? ¿No la alcanza? Ya sus dedos rozan las prendas femeninas…
¡Y cómo palpita el corazón entonces!
Llegó Dafne a las riberas del Peneo, su padre, y le dijo así:
–¡Padre mío, ayúdame! O tú, tierra, ¡trágame! 2
Apenas terminado el ruego, su cuerpo se cubre de corteza. Sus pies, hechos raíces, se ahondan en el suelo. Sus brazos y sus cabellos son ramas cubiertas de hojarasca. Y, sin embargo, ¡qué bello aquel árbol! A él se abraza Apolo y casi lo siente palpitar. Las ramas, al moverse lo rozan y parecen caricias.
–Ya que no puedes ser mi mujer –sollozó–, serás mi árbol predilecto, laurel, honra de las victorias. Mis cabellos no podrán tener ornamento más divino. ¡Hojas de laurel! Los capitanes romanos triunfantes ostentarán coronas arrancadas de ti. Cubrirás los pórticos en el palacio de los emperadores; y así como mis cabellos permanecen sin encanecer nunca, así tus hojas jamás dejarán de aparecer verdes.
Cuando Apolo terminó de hablar, el laurel pareció descender sobre su cabeza, como aceptando los ofrecimientos que le acababa de hacer.

Actividades

  1. En el segundo párrafo dice que la pasión de Apolo por Dafne no fue efecto del azar, sino una venganza de Cupido, el dios del amor.

A-    ¿Por qué Cupido se irritó contra Apolo?

B-    ¿Cómo se vengó de él?

  1. Explica qué significan las siguientes expresiones:

A-    “un fuego violento consumía el corazón del dios”; 

B-    “en aquella ocasión más le valían los pies ligeros que las  melodiosas palabras”

  1. ¿Con qué se comparan los ojos de Dafne y por qué?
  2. ¿Por qué puede decirse que es un mito? Justifica con el material de tu carpeta.
  3. Enuncia los temas que son tratados en este mito.
  4. ¿Cómo termina la historia? ¿Te parece un final feliz? ¿Por qué?
  5. ¿Cómo se relacionan las expresiones “estar flechado” y “llevarse los laureles de la gloria” con lo que leyeron en “Dafne y Apolo”?

Enviar Comentario