Belerofonte y Quimera

Categorías: El Mito

Lee atentamente el siguiente relato:

 

Belerofonte y Quimera

Belerofonte era hijo de una noble familia de Corinto. Cuando todavía era muy joven, el destino quiso marcar su vida con la tragedia. Sin querer, en un accidente de caza, mató a un hombre. Perseguido por su propia culpa y por la venganza de los parientes, el muchacho tuvo que irse de su ciudad natal.
Un largo viaje lo llevó hasta Tirintos, donde fue muy bien recibido por el rey, encantado con sus modales de príncipe, su inteligencia y su simpatía. Pero el mal destino seguía persiguiendo a Belerofonte.
También la esposa del rey estaba encantada con él y trató de enamorarlo. Cuando el muchacho la rechazó, indignado, ella fue a quejarse con su marido de que Belerofonte había intentado tomarla por la fuerza.
Había un solo castigo posible para un delito tan grave: la muerte. Pero el rey de Tirintos no quería romper la antigua ley de hospitalidad, que le prohibía matar a un hombre al que hubiera invitado a comer a su mesa.
Entonces decidió dejar el castigo a cargo de su suegro.
—Quisiera que le llevaras esta carta a mi suegro, que reina en Licia, donde te recibirá con todos los honores —le dijo a Belerofonte.
Yóbates, el rey de Licia, recibió al enviado de su yerno con un gran banquete. El mensaje que le entregó Belerofonte era muy breve. Decía simplemente:

Debes matar a quien te entregue esta carta.

Pero tampoco el rey de Licia quería matar a ese joven apuesto y agradable, que había comido en su mesa. Entonces se le ocurrió una gran idea. Liberarse de dos problemas al mismo tiempo. O, al menos de uno de ellos.
Asolaba por entonces toda la región de Licia un espantoso monstruo, hijo, como tantos, de Equidna y Tifón. Era la Quimera, que tenía el torso de león, el resto del cuerpo de dragón, y dos cabezas, una de león y otra de cabra, por las que lanzaba fuego. Este monstruo mataba hombres y animales abrasándolos con sus llamas.
—Hijo mío —le dijo a Belerofonte—. Estoy dispuesto a compartir mi reino, dándole la mano de mi hija a quien libre a mi país de la Quimera.
—Dígame dónde está ese monstruo. ¡Yo lo mataré! —aseguró Belerofonte, que se sentía observado por los bellos ojos negros de la hija del rey, cuyas llamas podían quemar el corazón de un hombre casi tanto como las de la Quimera.
Excelente, pensó el rey. Si la Quimera mataba a Belerofonte, cumpliría con su yerno. Si Belerofonte mataba a la Quimera, al menos se vería libre del monstruo. Y si tenía mucha suerte, podrían matarse el uno al otro.
Belerofonte viajó hacia el Sur. Sabía que allí sería más fácil encontrar al monstruo. Ya no estaba tan tranquilo y tan seguro como en el banquete del palacio.
Por el camino, la gente trataba de disuadirlo, contándole de qué manera horrible habían muerto otros jóvenes héroes en lucha contra la Quimera. Acampaba a orillas de un río, cuando vio un espectáculo asombroso, que jamás hubiera imaginado. Un caballo blanco, desplegando sus enormes alas, bajaba del cielo para beber de las aguas.
Era Pegaso, el caballo alado, el hijo de Medusa y Poseidón, que había brotado del cuerpo de la horrenda Medusa cuando el héroe Perseo le cortó la cabeza. Belerofonte se dio cuenta de que solo podría vencer al monstruo si conseguía montar en ese extraordinario animal. Pero ¿cómo? Apenas trataba de acercarse, el caballo levantaba vuelo. Y, sin embargo, no escapaba del todo, se quedaba siempre a su alcance. De pronto, una mujer enorme, imponente y hermosa con su escudo y su lanza, se apareció ante él. Era la diosa Atenea, que venía a ayudarlo, compadecida de su destino.
Atenea le entregó a Belerofonte unas bridas y riendas de oro.
—Si logras colocárselas, Pegaso se dejará montar.
Muchos días y mucha paciencia empleó el muchacho para hacerse amigo del caballo alado y conseguir que se dejara colocar las bridas de oro. Por fin lo logró y se montó en el animal. Cuando Pegaso salió volando por el aire, Belerofonte disfrutó del viento en la cara, miró las casas y los ríos pequeños allí abajo y sintió que era el dueño del mundo.
La lucha contra Quimera no fue larga. El héroe trató en primer lugar de mantenerla a raya con sus flechas. Pero el monstruo se acercaba cada vez más, decidido a quemarlo con su aliento de llamas. Entonces, Belerofonte puso en práctica un plan que se le había ocurrido mientras domesticaba a Pegaso. Empuñó una lanza muy larga, con la punta de acero templado, como todas. En esa punta había ensartado un trozo de plomo, un metal blando que se funde con facilidad.
Belerofonte atacó a la Quimera con su lanza y le metió en la boca la bola de metal. Fundido por el calor de las llamas que lanzaba la Quimera, el plomo derretido le atravesó la garganta, destruyendo sus órganos vitales.
Yóbates estaba desconcertado, pero contento. ¡Se había librado de la Quimera!
Sin embargo, seguía en deuda con su yerno. Y tampoco tenía apuro en casar a su hija con ese extranjero, por valiente que fuera. Para tratar de remediar la situación, se le ocurrieron otras pruebas.
Así, envió primero a Belerofonte a luchar contra los sólimos, un pueblo famoso por su ansia guerrera, que asolaba las fronteras de Licia. Por supuesto, Belerofonte casi no necesitó ayuda para destruir el ejército de los sólimos.
A continuación, acompañado por un grupo de valientes, el héroe se enfrentó a las amazonas, y una vez más logró vencer.
En otra ocasión, sus enemigos le tendieron una emboscada, de la que salió sin una herida después de matarlos a todos.
Ahora sí, Yóbates estaba lleno de admiración por sus hazañas. Entonces le mostró a Belerofonte la carta de su yerno y le ofreció el premio que deseara por haber librado a su reino de tantos males.
—Nada deseo —dijo Belerofonte—, sino lo que me prometiste: la mano de tu hija menor.
Así, Belerofonte se casó con la hermana de la mujer que tanto había hecho para perderlo.
Y fueron muy felices hasta un día desgraciado en que el destino trágico volvió a alcanzar al héroe. Belerofonte quería más. No le alcanzaba con ser famoso y adorado por sus hazañas.
Muchos habían matado monstruos. Muchos habían triunfado en la guerra. Él quería realizar una proeza tan grande que fuera única en la historia de los humanos.
Montado en Pegaso, se propuso llegar hasta el mismísimo Olimpo. Pero Zeus no podía permitir que se alterara el orden del Universo. El Cielo no es el lugar de los mortales. Y, fulminándolo con uno de sus rayos, lo precipitó a tierra.

 

Actividades

Luego de la lectura del texto, resuelve:

1) Esta versión, dice que el destino del protagonista está marcado por la desgracia desde el momento que mató a un hombre por accidente. Los mitos poseen diferentes versiones, en este caso no dice quién fue ese hombre. Investiga qué dicen otras versiones acerca de la identidad del hombre al que mató Belerofonte y el porqué de la elección de su nombre (según algunas versiones, no fue bautizado Belerofonte por sus padres).

2) Escribe V (Verdadero) o F (Falso) según corresponda. Corrige las afirmaciones falsas.

a) El rey de Tirintos no castiga a Belerofonte porque no cree que él sea culpable.

b) Belerofonte decide enfrentarse a la bestia porque se ha enamorado de la hija del rey Yóbates.

c) Belerofonte consigue domar a Pegaso rápidamente.

d) Yóbates estaba ansioso por que su hija y Belerofonte contrajeran matrimonio.

3) Subraya los adjetivos que describan a Belerofonte y justifica tu elección.

Antipático – Engreído – Astuto – Seguro – Paciente – Cobarde – Valiente

¿Qué otro adjetivo agregarías para describirlo?

 

Muchos de los mitos griegos son protagonizados por hombres o semidioses que se destacan por sus atributos extraordinarios, por ejemplo, su fortaleza o su valentía. Estos personajes se consideran héroes porque son capaces de realizar hazañas, como atravesar lugares peligrosos o luchar contra monstruosas criaturas. Muchas veces reciben la ayuda de los dioses y otros seres sobrenaturales, aunque también deben enfrentarse a quienes se les oponen.

 

4) ¿Cuáles son las hazañas de Belerofonte? ¿Qué características de las que identificaste en el punto anterior le permiten lograrlas?
5) ¿Qué personajes sobrenaturales ayudan al protagonista? ¿Quiénes se oponen a que logre sus objetivos?
6) Relee el inicio del mito y numera las siguientes acciones de acuerdo al orden en que sucedieron:

__ Llegada a Tirintos.
__ Rechazo de Belerofonte.
__ Matanza de un hombre.
__ Denuncia de la esposa del rey.
__ Intento de la esposa del rey de enamorarlo.
__ Huida de su ciudad natal.
__ Partida hacia Licia.

– Señala cuáles de los siguientes criterios tuviste en cuenta para organizar la secuencia.

Tiempo – Causa consecuencia – Azar – Tiempo

7) Uno de los grandes logros de Belerofonte fue derrotar a la Quimera. Elige una de las siguientes actividades para conocer más acerca de este personaje:

a) Lee en el mito la descripción de la Quimera y retrátala. Puedes hacer un dibujo, armar un collage o usar otra técnica que conozcas.

b) Busca una obra de arte que represente a la Quimera. Investiga sobre su origen (artista, época, estilo) y elabora una ficha con tu descripción y los datos que encontraste.

c) Según la mitología griega, la Quimera tuvo como descendencia a otro ser fabuloso, la Esfinge. Investiga sobre este personaje y realiza una descripción de la misma (puedes agregar ilustraciones).

Quizás también te interese leer…

La caja de Pandora

La caja de Pandora

Lee atentamente el siguiente relato:   La caja de Pandora Al principio de los tiempos, un titán llamado Prometeo entregó a los hombres el...

Teseo y el Minotauro

Teseo y el Minotauro

Lee atentamente el siguiente relato:   Teseo y el Minotauro El Minotauro fue fruto de la unión de la reina cretense Pasífae con Zeus, bajo la...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por razones obvias, no enviamos las respuestas de las actividades.