El paisajista

Lee atentamente el siguiente texto:

 

El paisajista

El ejército de un poderoso emperador había conquistado unas tierras lejanas y desconocidas. Como el monarca no había tenido oportunidad de verlas con sus propios ojos, decidió enviar a un talentoso pintor, quien debería plasmar en un cuadro las imágenes que observara en dichas tierras.
El pintor viajó días y días hasta llegar al lugar indicado. Una vez allí, observó detenidamente el nuevo territorio; lo recorrió palmo a palmo, caminó por aquella magnífica geografía sin que sus ojos perdieran detalle. Cuando estuvo satisfecho, emprendió el regreso.
Sin embargo, al presentarse ante el emperador, no le entregó ninguna pintura, ni siquiera un boceto. El monarca se mostró sorprendido y lo reprendió duramente. Entonces, el pintor solicitó que le permitiera usar una gran pared del palacio y que lo dejara solo hasta que el mural estuviese terminado. El pedido fue concedido y así, sobre ese enorme lienzo, el artista comenzó su trabajo.
La tarea le demandó varias semanas, durante las cuales el pintor apenas probó bocado; durmió unas pocas horas, sólo cuando el agotamiento lo vencía. Apasionado con su obra, mezcló colores en su gran paleta, combinó materiales y, de ese modo, lentamente, la inmensa pared comenzó a llenarse de formas, volúmenes, texturas, brillos, luces y sombras. Cada tanto, el maestro cerraba los ojos para evocar el tono exacto de una montaña bajo la luz del crepúsculo o el contorno de un árbol altísimo, de tronco rugoso y flores como perlas. Aquella lejanísima geografía comenzaba a cobrar vida y penetraba triunfante a través de los altos muros del palacio. Por fin, cuando la obra estuvo terminada, el artista mandó llamar al emperador.
El monarca se presentó, seguido de su séquito, y observó maravillado el gran fresco; mientras lo contemplaba, el pintor le iba contando minuciosamente las características de aquel paisaje, la maravilla de sus montañas, sus ríos, sus cascadas, sus bosques.
Cuando finalizó la descripción, el artista se acercó al muro pintado. Un estrecho sendero aparecía en primer plano y parecía perderse en el espacio. El monarca y su séquito tuvieron la impresión de que el cuerpo del pintor se introducía poco a poco en el sendero. Inmediatamente después vieron cómo caminaba por el paisaje, cómo el viento agitaba suavemente su cabello; a medida que avanzaba, el pintor se iba haciendo más y más pequeño hasta que dobló por una curva del sendero; entonces, lo perdieron de vista.
En ese mismo instante desapareció todo el paisaje y la gran pared del palacio quedó desnuda, como si nunca hubiera sido pintada.
El emperador se dirigió a sus aposentos, seguido de su séquito. Todos estaban en silencio.

(Cuento oriental)

Actividades

1. ¿Por qué el monarca decidió enviar a un pintor a las nuevas tierras   conquistadas?
2. ¿Cuál fue la tarea del pintor mientras permaneció en aquel lugar?
3. ¿Por qué no necesitó realizar ningún boceto?
4. ¿De qué manera cumple con la misión encomendada?
5. ¿Por qué la obra del pintor no perdura?
6. Volvé a leer el párrafo sombreado. ¿Qué elementos del paisaje se mencionan en él?
7. Indica cuáles de los siguientes sustantivos se refieren a las tierras del emperador:
Parajes, imágenes, recodos, territorios, campos, caminos, esbozos, lienzos.
8. ¿A qué se refieren los sustantivos restantes?
9. ¿Para qué contrata el emperador a un pintor? Indica cuál de las siguientes opciones explica los motivos del emperador.

a) Para conquistar nuevos territorios.
b) Para conocer los territorios conquistados.
c) Para conocer al pintor.

10. ¿Qué hace el pintor frente al pedido del emperador? Completa la siguiente secuencia de acciones.

a)………………………………………………
b)………………………………………………
c)………………………………………………
d)Regresa sin ninguna imagen.

11. ¿Para qué pide el pintor que le consigan un gran lienzo?
12. Señala qué frase expresa mejor qué hace el pintor frente al enojo del emperador.

a) Pide un lienzo para pintar los lugares que recuerda haber visitado.
b) Pide un lienzo para pintar todos los paisajes en una sola imagen.
c) Pide un lienzo para desaparecer.

13. ¿Cuáles son los hechos perturbadores en “El paisajista”?

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *