El secreto del rey

Lee atentamente el siguiente relato:

 

El secreto del rey

Hace mucho tiempo existió un joven rey que tenía por costumbre hacerse cortar el pelo una sola vez al año. Y para tan delicado trabajo se elegía por sorteo a un muchacho del reino. Pero ninguno aspiraba a que recayera sobre él tan alto honor porque, una vez realizada la misión, el joven elegido desaparecía y se sospechaba que era asesinado, sin que nadie supiera el porqué de tan misterioso y sanguinario rito.
En una ocasión, la “suerte” recayó sobre un humilde leñador, hijo de una pobre viuda. Aquel hombre se presentó ante el rey y fue conducido a una habitación donde el monarca se retiró la caperuza con que siempre cubría su real cabeza. Y de inmediato, el joven descubrió cuál era el secreto del rey en realidad; era calvo, y sentía vergüenza de su calvicie.
El joven lamentó una y mil veces haber descubierto el secreto real. Desde el primer momento estuvo convencido del destino que le aguardaba. Sin embargo, eso no impidió que le hablara al rey de los desvelos que sufría y le dijera que, si él desaparecía, su madre se quedaría sola en el mundo, abandonada a su suerte.
Conmovido por las palabras del joven, el rey aceptó dejarlo en libertad. Pero antes le hizo jurar que por ningún motivo revelaría su secreto.
Pasó el tiempo y el leñador empezó a obsesionarse. Aquel secreto golpeaba su mente y pugnaba por salir. Pero no podía olvidar su juramento.
Víctima de esa lucha interior, el muchacho fue perdiendo el apetito hasta que enfermó. Un sabio del reino dictaminó que, para sanar, debía revelar el secreto que lo agobiaba.
Y así lo hizo. En una encrucijada de caminos, encontró un sauce. Y tras asegurarse de que no había nadie en los alrededores, se acercó al tronco y reveló el secreto.
Todo volvió a la normalidad hasta que un músico de la corte real notó que su vieja arpa estaba rompiéndose. Entonces, se dirigió al bosque, taló el sauce que guardaba el secreto, y construyó con su madera un arpa bellísima.
Una noche el rey reunió a su corte en el castillo para dar un banquete. Y allí estaban los músicos dispuestos a ejecutar hermosas melodías. El arpista tocó su nuevo instrumento y todo el palacio se inundó de un sonido que repetía “El rey es calvo. El rey es calvo”.
Como el rey comprendió que no podía ocultar por más tiempo su secreto, se retiró la caperuza y se mostró tal como era. Y desde entonces, se ganó el respeto de sus súbditos y nadie más volvió a morir por un asunto tan trivial.

 

Actividades

1. ¿Qué otro nombre pondrías al relato? ¿Por qué?
2. Señala todas las características que describan al leñador y al rey.
3. ¿Por qué el humilde leñador se salvó de la muerte que le esperaba a aquéllos que eran elegidos para cortar el cabello del rey?
4. ¿En qué lugar ocurren los hechos?
5. ¿Por qué desaparecían los jóvenes del reino?
6. ¿Qué crees que hubiera pasado si el joven leñador hubiese continuado guardando el secreto?
7. Si hubieses estado en el lugar del leñador, ¿Qué habrías hecho? Explica.
8. Numera las siguientes acciones de acuerdo al orden en que ocurren en el cuento:

………Cortó un sauce
………El leñador habló al rey acerca de su angustia
………Un sabio emitió un dictamen
……….El músico se dirigió al bosque
………El arpista construyó un nuevo instrumento
………El joven juró guardar el secreto
………El rey se conmovió

9. Señala si las acciones corresponden al marco narrativo (M), al nudo (N) o al desenlace (D)

• El joven confiesa el secreto a un sauce……
• El músico hace un arpa nueva………
• Un joven leñador es llamado a la corte del rey……
• El rey sale corriendo a matar al joven……..
• El leñador descubre el secreto del rey……..
• Hay un banquete en el reino…….
• El rey mostró su calvicie a todos…….
• La madre del joven se va a conocer el mundo entero……
• El joven jura no decir a nadie el secreto…….

10. ¿Qué enseñanza te deja el relato?
11. Imagina que quieres contarle a un amigo la historia que acabas de leer, pero sólo lo puedes hacer por medio de una carta. A continuación, escríbela teniendo en cuenta la estructura que vimos en clase.

Quizás también te interese leer…

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *