La inundación

Lee atentamente el siguiente relato:

 

La Inundación

Cierta vez don Juan, el zorro, se había echado a dormir la siesta a la sombra de un sauzal, frente al río. Se despertó y quedó pasmado. Se venía la creciente con toda su furia. El río desbordado lo había dejado en un pedacito de tierra. El agua lo rodeaba por todas partes. La inundación lo agarró dormido, sorpresivamente.
Y ahí estaba don Juan, rodeado de agua, mirando el “camalotaje” que pasaba flotando.
-Ojalá –decía- apareciera un alma caritativa que me sacara de este aprieto. Así estaba pensando cuando vio asomar aguas abajo los ojos y la punta del hocico de un yacaré.
-¡Epa, amigo! –le dijo-. ¿Por qué no me da una manito? Aunque no sé quién es usted. Entonces el yacaré sacó la cabeza y le contestó: -José Paredes, mi amigo. -¡Ah, don José Paredes! –dijo el zorro-. ¡Correntino bravo! ¿Por qué? no me sacás de este aprieto?
El yacaré se acercó al islote donde estaba don Juan y le dijo: -Subí, amigo, en mi lomo, que te llevo a tierra firme. Pero en realidad, la intención del yacaré era ahogar al zorro para después comérselo.
Don Juan pegó un brinco sobre el lomo del yacaré y éste empezó a nadar a flor de agua. Iban así, callados, hasta que el zorro se dio cuenta de que el yacaré se hundía poquito a poco, y cuando sintió que el agua le mojaba las caderas dijo: -¡Ah, don Paredes! ¡Con razón mi hermana te quiere tanto!
El yacaré, que no esperaba esta declaración, le dijo: -¿Tu hermana? -Sí, mi hermana –le contestó don Juan. -¡Y está linda tu hermana! –dijo el yacaré.
Y después, como haciéndose el distraído, volvió a preguntarle: -¿Y qué dice tu hermana de mí? -¡Ah –contestó enseguida el zorro-, siempre me sabe decir: “Este don José Paredes, mozo lindo, ojitos brillantes, dientes de marfil, que sabe enlazar y que, cuando va por el río, parece una embarcación”.
El yacaré empezó a hincharse de orgullo y cuanto más se hinchaba, más flotaba y más salía a flor de agua. -¡Ajá! ¡Qué bueno!… ¿Y eso te comenta? ¡Qué bueno! Y ya no cabía en su propio cuero de tan hinchado que iba el vanidoso yacaré, mientras el zorro, lo más orondo en el lomo, ya ni se mojaba las patas. A esta altura de la conversación, don Juan vio que se encontraba muy cerca de la costa y, calculando la distancia pegó un salto.
Don José Paredes tan asombrado estaba que se desinfló de golpe y se hundió en el agua hasta dejar solamente la cabeza afuera. Mientras tanto, don Juan, en la orilla, se reía a más no poder. -¡Qué va a decir eso de vos, mi hermana, viejo pavo y vanidoso! –le gritó desde lo seco-. Dice sí, que tenés los ojos legañosos, los dientes de perro, la cola de serrucho, las patas chuecas, y que cuando vas por el río parecés un tronco que se lleva el agua.
Y se fue tranquilo, con las orejitas paradas, la cola esponjada de gusto y riendo de su diablura que lo ayudó a salvar el pellejo. Mientras tanto, el pobre yacaré se hundía para esconder su vergüenza ante la astucia de don Juan.

(Cuento folklórico argentino)

 

Actividades

1. Describe a los personajes.
2. Señala características del lugar donde ocurren los hechos.
3. ¿Cuál es el conflicto que plantea el relato?
4. Explicá el significado de las siguientes expresiones:

A. quedó pasmado
B. salvar el pellejo

5. ¿Cuál es la verdadera intención del yacaré al ayudar a don Juan?
6. ¿Cómo se salva el zorro?
7. ¿Qué enseñanza te deja el cuento?
8. Extraé las palabras subrayadas y clasifícalas según sean sustantivos o adjetivos.
9. ¿Qué otro título le pondrías al texto? ¿Por qué?
10. Imagina de qué otra manera se podría haber salvado el zorro. Escribe tu idea y continúa el relato en al menos cinco líneas a partir de: “y cuando sintió que el agua le mojaba las caderas dijo…”

Quizás también te interese leer…

6 Comentarios

  1. cuarentena timee

    Responder
  2. alguien más está buscando las respuestas para la cuarentena?

    Responder
  3. c mamo

    Responder
  4. Que buen cuento

    Responder
  5. Muchas gracias.Sirve para relacionar con el fenómeno del Niño Costero

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *