Fábula de Esopo

Fábula de Esopo

Lee atentamente el texto y responde a las consignas:         Título: _____________________ (Fábula de Esopo) Los hijos de un labrador vivían en __________ y desunión. Sus exhortaciones eran ______ para hacerles ________ de sentimientos, por lo cual resolvió darles una ________ con la ________. Les llamó y les dijo que le llevaran un manojo de varas, Cumplida la orden, les dio las varas en haz y les dijo que las rompieran; pero a pesar de todos sus esfuerzos, no lo consiguieron. Entonces, deshizo el haz y les dio las varas una a una; los hijos las rompieron fácilmente. – ¡Ahí tienen!- les dijo el padre- Si también ustedes, hijos míos, permanecen unidos, serán invencibles ante sus enemigos, pero estando divididos serán vencidos uno a uno con facilidad. “Nunca...

Leer más

El perro que deseaba ser humano

El perro que deseaba ser humano

Lee atentamente el siguiente relato:         El perro que deseaba ser humano Augusto Monterroso    En la casa de un rico mercader de la Ciudad de México, rodeado de comodidades y de toda clase de máquinas, vivía no hace mucho tiempo un Perro al que se le había metido en la cabeza convertirse en un ser humano, y trabajaba con ahínco en esto. Al cabo de varios años, y después de persistentes esfuerzos sobre sí mismo, caminaba con facilidad en dos patas y a veces sentía que estaba ya a punto de ser un hombre, excepto por el hecho de que no mordía, movía la cola cuando encontraba a algún conocido, daba tres vueltas antes de acostarse, salivaba cuando oía las campanas de la iglesia, y por las noches se subía a una barda a gemir viendo largamente a la luna. Actividades...

Leer más

Los estornudos

Los estornudos

Lee atentamente el siguiente relato:         Los estornudos Conrado Nalé Roxlo Los estornudos no suelen traer nada bueno, decían las viejas de antes, y tenían razón; pues lo que traen o anuncias, rapé aparte, es un resfriado. Pero yo sé de unos estornudos que fueron el soplo inspirador de cierta notable pieza literaria; y eso que no fueron musicales expresiones de una nariz célebre por su belleza, como la de Cleopatra, cosa que habría justificado un madrigal, sino rotundas explosiones de las de un chinito, bastante retobado él, inspector de escuelas provinciales. Misterios de la poesía que la ciencia no se explica. Las cosas ocurrieron así. El señor inspector penetró en el aula, y, tras de retribuir con una sonrisa de vinagre de luto los almíbares que se...

Leer más