Negranieves – La manzana

Negranieves – La manzana

Lee atentamente los siguientes relatos:

 

 

 

Negranieves

 

   Mordió la hermosa muchacha aquella manzana tentadora y después de volverse negra, quedó profundamente dormida.Negranieves

   Desde entonces, miles de escritores se rompen la cabeza tratando de reinventar el cuento de Negranieves, y le buscan un infante con la piel de ébano, porque los príncipes blancos se niegan a darle un beso.

Maresa Maldonado, Ron y azúcar, Alción,

Córdoba, 2002

 

  1. ¿Qué cuento les hace recordar el título? Relátenlo oralmente.
  2. ¿Qué significa “piel de ébano”?
  3. ¿En qué párrafo el narrador hace un comentario? ¿Qué denuncia? ¿Qué tiempo verbal utiliza?
  4. Subrayen los verbos conjugados e indiquen sus accidentes.
  5. En el texto hay tres formas verbales no personales o verboides: envuélvanlos en un círculo y clasifíquenlos.
  6. Oralmente, pasen los verbos al Futuro Imperfecto de Indicativo y al Condicional Simple.

 

La manzana

 

   Juan levantó la manzana del piso, la lustró contra el pulóver de dudosa higiene y se la acercó a la boca decidido a darle un mordisco. Entonces se le ocurrió… le podía pasar lo mismo que a la heroína del relato que acababa de leer.

   Le dirigió una mirada de desconfianza al libro tirado descuidadamente sobre la hierba: Blancanieves y los siete enanitos. Sin embargo, recordó a su madre: “No te preocupes; es tan sólo un cuento, Juan”.Manzana

   Se lo repitió a sí mismo y, olvidado ya de sus temores, mordió la fruta.

   Al volver en sí, Juan quiso incorporarse pero su cabeza chocó contra una superficie dura. Levantó la vista y lo que vio le demostró que el libro no mentía… Siete enanos lo miraban desde fuera de una tapa de cristal, pero sus miradas no expresaban ninguna alegría, sino furia, rencor…

   ¡Este descubrimiento lo horrorizó! Quiso gritar pero ningún sonido surgió de su garganta.

   Mientras, los enanos iban levantando la tapa lentamente, muy lentamente… pero con seguridad, la seguridad de unas bestias famélicas mientras unos ojos crueles y deformes se apretaban contra el cristal…

María Laura Orfila, en Veinte jóvenes cuentistas argentinos,

Buenos Aires, Colihue, 1987   

  Actividades

  1. Este cuento está basado en un cuento maravilloso, ¿cuál es?
  2. Comparen los dos cuentos y señalen similitudes y diferencias.
  3. ¿Qué le pasó al protagonista cuando mordió la fruta?
  4. ¿Lo clasificarían como realista o fantástico? Fundamenten.
  5. Además, el final de este cuento presenta características que permitirían incluirlo en otra clasificación. ¿Cuál es?
  6. La autora ha seleccionado algunos adjetivos para producir miedo, ¿cuáles son?
  7. ¿Qué efecto quiere lograr con el uso de los puntos suspensivos?
  8. Se han remarcado algunas palabras: indiquen qué clase de palabras son y qué recurso de cohesión es.
  9. ¿Qué recurso de cohesión utiliza al reemplazar “manzana” por “fruta”?
  10. ¿Con qué otros sinónimos podrían reemplazar a “rencor”?
  11. Señalen dos sinónimos de “horror”.
  12. ¿Qué tiempos verbales utiliza en los dos últimos párrafos? Expliquen su uso.

Enviar Comentario