El Jilguero y el Cisne

Lee atentamente el siguiente texto:

 

El Jilguero y el Cisne

Nadaba el cisne por el lago cuando escuchó al jilguero que, sentado en una rama, practicaba su canto.
–¡Calla ese trino, pajarillo vocinglero! –exclamó el cisne–. ¡Hey! ¿Acaso es tu deseo provocarme a cantar? ¿No sabes que la dulce melodía de mi voz no ha encontrado igual entre las aves?
Sin inmutarse, el jilguero siguió entonando su canto: “se levanta el sol, el rocío se va, los pájaros dicen ¿“cómo te va”? Y eran trinos y gorjeos que enmudecían el aire. Pero no al cisne, que siguió insistiendo:
–Me insultas musiquillo. Habrase visto pájaro tan insolente. Agradece que soy prudente y no suelto mi canto para humillarte.
El jilguero, cansado de la impertinencia del cisne, dejó de gorjear, de cantar. –Muy bien, muy bien –concedió–. Entonces canta de una vez. Admírame con esas cadencias raras que dices que tiene tu canto y que, aun cuando nadie las ha oído, logran más fama que las mías.
Y cuando el cisne abrió grande la boca para ponerse a cantar, sólo pudo lanzar un graznido.
–Gran cosa –lo increpó el jilguero– ganar crédito sin ciencia y perderlo en el instante en que se pasa a la experiencia.
“De nada sirve la fama si no parte de la obra”

 

Actividades

1. ¿Con qué palabras se refiere al canto del jilguero? ¿Con cuáles al del cisne?
2. Busca su significado en el diccionario y responde: ¿Por qué se designa así al canto del jilguero y por qué así al canto del cisne?
3. ¿Con qué intención están empleadas las palabras pajarillo y musiquillo en el texto?
4. ¿Qué significan las palabras crédito y ciencia en lo que dice el jilguero al final?
5. Explica alguna situación de la vida real en la que las personas nos comportemos como el cisne.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *