El médico de los muertos

Lee atentamente el siguiente relato:

 

El médico de los muertos
Julio Garmendia

Durante muchísimos años, el pequeño cementerio había sido un verdadero lugar de reposo, dentro de sus amarillentos paredones, detrás de la herrumbrosa y alta puerta cerrada. Algunos árboles, entretanto habían crecido; se habían vuelto coposos y corpulentos; al mismo tiempo, la ciudad fue creciendo también; poco a poco fue acercándose al cementerio, y acabó, finalmente, por rodearlo y dejarlo atrás, enclavado en el interior de un barrio nuevo. Los muertos, dormidos en sus fosas, no se dieron cuenta de estos cambios, y siguieron tranquilos algunos años más.
Pero, después, hubo sorpresas. La ciudad seguía ensanchándose, año tras año, y por todas partes se buscaba ahora, como el más preciado bien, cualquier sobrante de terreno aún disponible, para aprovecharlo y negociarlo; hasta los olvidados camposantos de otro tiempo, eran arrasados, excavados y abolidos, para dar asiento a modernas construcciones. Una noche llegaron, en doliente caravana, los muertos que habían sido arrojados de otro distante cementerio (en donde una compañía comenzaba a levantar sus imponentes bloques), y pidieron sitio y descansos a sus hermanos; estos refunfuñaron; pero les dieron puesto, al cabo, estrechándose un poco, y juntos durmieron todos nuevamente. Pero más tarde aún, cuando fueron arregladas las calles adyacentes, el camposanto vino a quedar mucho más elevado que el nivel de la calzada, de modo que desde la calle podía verse un abrupto y rojizo talud, y sobre éste, la vieja tapia del cementerio, coronada por el follaje de los árboles y las enredaderas; brotaban éstas, igualmente, por entre el carcomido resquicio del portón, y por todos lados alargaban sus brazos y sus ganchos y zarcillos, dispuestos a agarrarse de lo primero que encontraron para sostenerse y extenderse más aún.
Pronto pasaron por allí cerca de los autobuses y los camiones, y esto empezó a molestar mucho más a los muertos, sobre todo a los que estaban enterrados del lado del barranco que lindaba con la calle. La tierra se estremecía, trepidaba y los removía en sus fosas, cada vez que una de aquellas máquinas pasaba. Ellos se daban vuelta, se tapaban los oídos, se acomodaban lo mejor que podían. Pero el poderoso y confuso rumor de la ciudad vino, al fin, a sacarlos de aquel inquieto sueño intermitente; empezaron, entre ellos, a cambiar misteriosas señales subterráneas, y una noche, previo acuerdo probablemente, salieron varios muertos de sus tumbas, y acordaron ir en busca del Celador del cementerio para exponerles sus quejas. A poco andar, no sin sorpresa, descubrieron que ya no había ni celador, ni capilla, ni nada que se les pareciera. El camposanto había sido clausurado —esto era evidente— desde incontables años atrás, y nadie del mundo de los vivos entraba nunca allí…
—Esto ha cambiado mucho, mucho… —dijo uno de los difuntos, echando un vistazo en derredor—. Recuerdo muy bien que, cuando a mí me trajeron a enterrar, quedé materialmente cubierto de rosas, azucenas y jazmines del cabo; no veo ahora ninguna de estas flores por aquí, sólo paja; paja y verdolaga, en significantes florecillas, de esas que no tienen nombre alguno…
—Mi tumba— dijo otro —era un riente jardín; mil flores lo adornaban; daba gusto sentarse ahí debajo. No podía yo verlas ni deleitarme con sus aromas y sus colores; pero, en cambio, pasé años y años entretenido, viendo desarrollarse y avanzar las mil y mil raíces que crecían junto a mi fosa. Nada hay tan interesante y apropiado para un buen observador subterráneo; el crecimiento, el forcejeo, los juegos y las luchas de las raíces entre sí; sus tácticas y astucias, constituyen el más apasionante espectáculo que puede contemplarse bajo la haz de la tierra.
Casi un siglo he pasado yo observándolo y no me parece más que cortos minutos. Pero ocurrió, finalmente, algo tremendo… Una enorme raíz, un verdadero gigante subterráneo, que desde hacía unos setenta años se acercaba a paso lento y cauteloso, acabó por llenar completamente el sitio, desalojando y empujando a todas las demás raíces, grandes o pequeñas. Yo mismo me vi casi tapiado y comprimido por este horrible monstruo del subsuelo…
—Me acuerdo ahora— murmuró alguien, de repente, interrumpiendo estos discursos —; me acuerdo ahora que por aquí mismo fue enterrado cierta vez, Pompilio Udano, quien fuera nuestro Celador Principal por largo tiempo…
Se pusieron a mirar entre las cruces, casi todas caídas, torcidas o medio hundidas en la tierra. De pronto, descubrieron bajo un oscuro ciprés lo que buscaban, y acercándose bastante, pudieron leer, a la luz de sus propias cuencas vacías – aunque dificultosamente, a la verdad -, el borroso epitafio del antiguo celador del camposanto.
Tocaron, discretamente, en la losa. Dieron luego fuertes golpes en el suelo, con los puños cerrados. Como nadie respondió tampoco, dobló el espinazo uno de los presentes y acercando el hueco de la boca al hueco de una de las grietas del terreno, lanzó por allí insistentes llamadas en voz alta.
—¡Pompilio! ¡Pompilio Udano! ¡Señor Pompiliooo!
Se deslizó él mismo, todo entero, por la grieta, y desapareció completamente de la vista. A poco pudo oírse el rumor de una animada conversación entablada en el fondo de la cueva, no tardó en surgir de nuevo el visitante, a la vez que por una segunda grieta aparecía, un poco más lejos, el propio Pompilio Udano.
Discutióse el asunto un buen rato, y Pompilio opuso una fría negativa a reasumir la responsabilidad del orden y la paz del camposanto, pues no se consideraba ya obligado a ella, dándose por muerto.
—A causa de mi lamentable desaparición —explicó, con franca egolatría, el señor Pompilio—, el camposanto fue definitivamente clausurado; desde entonces, en todo ese tiempo, sólo una vez subí a la superficie, por un rato, llamado, lo recuerdo, por el médico…
— ¿Por el médico? —preguntaron varias voces.
—Sí; ¿no saben que tenemos aquí un médico?
—No lo sabíamos; no lo sabíamos —respondieron todos a la vez.
—Bueno es saberlo —añadió uno—. Aunque a mí nunca me duele nada —agregó al punto, tocando madera a una cruz vecina.
—¡Claro! —le replicó, sin más tardar, un amargado esqueleto allí presente—. ¡Claro! Si tú estás instalado en una tumba de las mejores; en la más seca y tranquila de todo el cementerio, y si no fuera por el barranco…
—Llamemos al médico a ver qué opina —propuso alguien, volviendo a dirigirse al celador y tratando, al parecer, de evitar que resurgieran, juntos con los restos de los difuntos, recriminaciones y suspicacias que para nada venían ahora al caso.
—Nos dará algo para dormir, tal vez —insinuó una voz.
—Pues… por allí —dijo entonces el señor Pompilio, señalando con el descarnado dedo —. Pero… ¿qué razón habría para llamarle en tan altas horas como éstas? Nadie parece enfermo grave aquí…
—¡Yo! —proclamó ruidosamente, sin mayor preámbulo, otro de los del grupo, a tiempo que se echaba al suelo, como atacado por fulminante enfermedad, a la entrada de un panteón semiderruido—. Díganle que estoy a la puerta del sepulcro…del sepulcro de la Familia Torreitía —completó, leyendo desde el suelo la inscripción del mausoleo.
A poco llegaba ya el doctor. Miró con fijeza al paciente y allí mismo procedió al reconocimiento y examen.
—Respire.
—Otra vez.
—Ruidos…ruidos —murmuró el facultativo, frunciendo el ceño.
—Estoy aquí echado sobre hojas secas, doctor —explicó el enfermo, incorporándose a medias en su lecho de crujiente hojarasca—; es ese, tal vez, el ruido que…
—¡Hum! —gruñó el doctor, sin interrumpirse en su tarea.
—Pero ¡doctor! ¡Si yo me hice el enfermo sólo como pretexto para poder llamarle a usted a estas horas! Y no siento nada, absolutamente nada; sólo el insomnio causado por…
Medico—¿No siente nada? ¡Pudiera ser! —dijo el doctor—. Pero usted presenta síntomas… síntomas alarmantes… síntomas inequívocos… en una palabra, ¡síntomas de vida!.
—¡Oh! —exclamaron los difuntos, retrocediendo, todos, con movimientos de horror. ¡Síntomas de vida! ¡Síntomas de vida!
—¿Qué debo hacer? ¿Qué debo hacer, doctor? —suplicaba, al mismo tiempo, por su parte, el asustado esqueleto, que parecía palidecido, más aún, súbitamente.
—Por lo pronto —dijo el doctor—, meterse en un fosito. Quedarse quietecito. Pero, ¡no tema! —añadió dándole ánimos—. Pudiera ser que yo… la ciencia… el tratamiento ¡Ya veremos!
No se movió más el esqueleto, y el grupo se llevó al doctor hacia otro lado.
—Este cálido vaho… Este efluvio falaz… Esta hipócrita noche… —murmuraba, extrañamente, el buen doctor, como hablando, ahora, sólo para sí mismo, oteando en torno suyo.
—De todos modos —dijo uno—, se me ocurre una idea…
El médico lo miró con atención.
—¡Hum…!
Pero se oyó en aquel instante otra voz, un susurro, más bien, que parecía venir de muy cerca, a la vez que de muy lejos:
—Doctor… doctor…
Se entristeció el médico, deteniéndose para observar.
Desde el fondo de la tierra, llegaba hasta su oído algo así como la última, débil, resonancia de una remota y juvenil voz de mujer.
—Cada vez que vuelve la primavera, doctor…
—¡Hum…!
—Quisiera andar, cantar, reír, llorar…
Desapareció el médico penetrando en la agrietada superficie de donde la misteriosa voz había salido…
Cuando volvió a reunirse con el grupo, la luna había hecho su aparición entre las nubes; flotaba dulcemente en el espacio. Ligeras ráfagas de brisa acariciaban el follaje de las ceibas y los mangos. Confundido tal vez por el intenso resplandor de la luna —o en sueños, quizás—, un pájaro llamaba, piando, por momentos, como al despuntar del día, desde algún hueco del muro. Nuevas hojas brillaban, húmedas y relucientes, en los enormes brazos de una ceiba. Otra ceiba, al lado, aparecía cubierta, toda ella de blancuzcas flores, compactas y apretujadas entre sí, que exhalaban un acre y penetrante aroma. Lanzando sus silbidos, revoloteaban, en torno, los murciélagos, como alrededor de una inmensa golosina; se detenían en el aire, en suspenso ante las flores: libaban en los cálices. De todos lados a la vez llegaba el chirrido de los grillos. Y las insignificantes florecillas silvestres y rastreras —esas que no tienen nombre alguno, ni fragancia ni esplendores—, por todas partes recubrían, piadosamente, sin embargo, la tierra del camposanto. Nadie fijaba en ellas la mirada pero el médico sí las veía; como también veía los mil tupidos brotes de hojas tiernas; como escuchaba el canto de los grillos, o sentía el vivo perfume de la tierra; y de los árboles…
—Habrá que precaverse… resguardarse —dijo, de pronto, estremeciéndose, como presa de violento escalofrío.
—Ja…ja… —rió el amargado esqueleto que ya antes había hablado alguna vez—. Eso quisiera yo también, ¡cómo no! Estar bien al abrigo, y al seguro, bajo tierra, con mi buena lápida encima, por tan feo tiempo como el de esta noche… Horrible tiempo de primavera, con pimpollos, nidos, luna, brisas, fragancias, cuchicheos… un tiempo como para estarse uno encerrado, allá abajo, quieto y serio… ¡Pero a cada momento estoy temiendo que se desmoronen el barranco en donde estoy y vayan a parar mis pobres huesos quién sabe dónde!
—Cuando me contaba entre los vivos —volvió a decir el médico, siguiendo el hilo de sus pensamientos—. Cuando me contaba entre los vivos, y era médico entre ellos, ¡qué vano y quimérico trabajo, el de luchar contra la muerte! A veces, el desaliento me invadía, y no aspiraba ya entonces más que a la muerte misma, para lograr al fin la certidumbre que nunca hallaba en la existencia… Y ahora —añadió, con una como vaga o dolorosa turbación en la voz—, ahora soy el médico de los muertos…estoy muerto yo mismo… y bastante sé ya, después de todo, sobre este incurable mal que nos acosa, noche y día, bajo la aparente quietud del camposanto… esta implacable e invencible vida, que por todas partes recomienza, a cada instante —fuera y dentro de nosotros—, su trabajo de zapa interminable… ¡Alucinante morbo! ¡Espeluznante enfermedad!
Echó a andar, por entre las cruces y las losas —o por lo que de ellas aún quedaba aquí o allá—, y fue a hundirse, blandamente, en aquel mismo punto del ciprés, que era lo suyo. Pudo escucharse con cuánto cuidado y precauciones se encerraba, procurando tapar toda grieta o hendija por donde filtrara algo, todavía, hasta allá abajo, del soplo de la brisa o de la magnificencia de la noche, o del suave e insistente llamar desde su nido, del pájaro engañosamente despertado por el claror de la luna. Sacando uno de sus brazos por un restante agujero aún abierto, acomodó mejor, sobre sí, la mohosa lápida, cual sábana o cobija, y cerró finalmente desde adentro, esta última abertura al exterior. Junto al nombre desvaído, había unas cifras ya borrosas, unas cifras que habían sido doradas, en su tiempo, y que lo mismo podían ahora significar las fechas del nacimiento y de la muerte del doctor, que las nocturnas horas de consultas del médico… ¡Del Médico de los Muertos!
Era ya muy tarde, y los mil ruidos que venían de la ciudad habían cesado por completo. De modo que los muertos se olvidaron del motivo mismo de su salida, y todos imitaron el ejemplo del doctor. ¡Volvieron los difuntos a sus cruces, así como retornan, a cierta hora, a sus olivos los mochuelos! Y la paz volvió a reinar, por el momento, en el pequeño camposanto abandonado. La luna seguía su curso por el cielo. Los grillos cantaban con pasión. Brillaban los cocuyos. A ratos, como una ráfaga del mundo, un murciélago hendía el aire. Y poco a poco iban cayendo, como pesadas gotas de algún licor capitoso, las pequeñas flores blancuzcas y viscosas de concentrado y denso aroma embriagador; blanqueaban en el suelo, al pie del árbol, a la luz de la luna, como huesecillos esparcidos… Ya los muertos reposaban y dormían nuevamente, cada uno en su sitio, cada cual bajo su lápida o su túmulo, o bajo su montículo y sus piedras… ¡Engañosas apariencias, sí!
Más nunca os voy a decir: «¡Quedad en paz! ¡Descansad en paz!». Ya sé lo que es vuestro descanso, vuestro eterno descanso… ¡Momentánea pausa apenas!
¡Efímero intermedio!

 

Atesorando palabras

1. Para desarrollar sus saberes, toda persona debe enriquecer progresivamente su léxico. Con la ayuda del contexto, precisa el significado de las siguientes palabras:

herrumbrosa, coposos, adyacentes, abruptos, resquicio, trepidaba (trepidar), la haz, epitafio, egolatría, vaho, efluvio, falaz, oteando (otear), acre, libaban (libar), quimérico, zapa, morbo, capitoso, viscosas, efímero.

2. Añade a la lista anterior cualquier otra palabra que desconozcas e intenta precisar su significado con la ayuda del contexto o, en su defecto, con el diccionario.

 

Descubriendo el texto

1. ¿Qué impresión te produjo la lectura de este cuento? Cuando leíste el título, ¿imaginaste su contenido?, ¿qué pensaste?, ¿qué te agradó más de este cuento?, ¿te pareció interesante?, ¿por qué?
2. ¿Qué tipo de narrador está presente en el relato?
3. ¿Quiénes son los personajes?, ¿quién es el personaje principal? Señala las características psicológicas de al menos tres de los personajes principales.
4. ¿Cómo interpretas el hecho de que los muertos de un lejano cementerio fueran a pedir refugio a los difuntos del relato?
5. ¿Cómo es el ambiente que se presenta en la primera parte del relato?, ¿siempre fue así?, ¿cómo era antes?
6. ¿Por qué decidieron salir de sus tumbas?, ¿cuáles fueron sus razones?, ¿qué opinas al respecto?
7. ¿Cómo se comportan los personajes?, ¿qué síntomas están presentando?
8. ¿Cuál es el descubrimiento del médico?
9. ¿Qué significado tiene la primavera en el cuento?, ¿cuál es la reacción de los muertos ante ella?
10. ¿Cuál es la reflexión del médico?
11. Observa las descripciones de la primavera y enumera las características que se manifiestan en ella.
12. Selecciona en el texto ejemplos de recursos literarios como humanizaciones, símiles y metáforas.
13. ¿Crees que en este relato hay humor e ironía?, ¿cómo los logra el autor?, ¿hay elementos fantásticos?, ¿hay realidades?, ¿todos estos elementos se entretejen en la historia? Razona tus respuestas.
14. ¿Qué episodios del cuento te hicieron sonreír y cuáles te hicieron reflexionar?
15. ¿Qué opinión te merece el abandono de los cementerios? Comenta.
16. ¿Qué mensajes podrían derivarse de este cuento?
17. ¿Qué interpretación das al último párrafo del cuento?
18. Discute en equipo, con la orientación de tu profesor o profesora, el siguiente planteamiento:

a) ¿Crees que el humor es algo serio mediante el cual podemos realizar profundas críticas al mundo que nos rodea? Razona tu respuesta. Da ejemplos.

b) Una vez finalizada la discusión, escriban las conclusiones del equipo y compártanlas con el grupo.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios