Lee atentamente el siguiente texto:

 

El rótulo
Pfeiffer, Rubin

-Señor Sardena- dijo el joven al propietario de una pescadería, -me llamo Arenque. Soy pintor de rótulos y veo que Ud. no tiene letrero como los otros tenderos. Mire Ud., por favor, el rótulo de su vecino, el sastre:

-Sastrería. Confeccionamos vestidos a medida. O el zapatero:
-Zapatería. Remendamos zapatos mientras que Ud. está esperando. O el del carnicero:
-Carnicería. Nuestra carne está refrigerada. Y el del empresario de pompas fúnebres:
-Funeraria. Nuestros clientes nunca se quejan.
-Permítame, señor, hacerle también uno de estos rótulos magníficos:
-Pescadería. Aquí se vende pescado fresco.
-No necesito letrero, señor Arenque. Sobre todo no necesito el rótulo que Ud. sugiere. Escúcheme con gran atención mientras explico lógicamente por qué es una pura pérdida de dinero. Consideremos la palabra “aquí”. Es claro que si vendo pescado, lo vendo “aquí”. Por eso no necesito la palabra. Consideremos ahora la palabra “fresco”. Si el pescado no es fresco, no será posible venderlo. Por eso no necesito la palabra “fresco”.
“Pescadería”: ¿Dónde se vende pescado? ¿En una panadería? La palabra “pescadería” no es necesaria.
“Se vende”: ¡Por supuesto que se vende! ¿Cómo voy yo a ganar la vida si regalo el pescado? Todo el mundo comprende que se vende el pescado. Queda ahora solamente una palabra, “pescado”.
-¡Cierre los ojos, señor, por favor, y respire! ¡Dígame! ¿Necesita Ud. un rótulo para saber que aquí en esta tienda se vende pescado?

Pfeiffer, Rubin. Cuentos simpáticos. Lincolnwood: Nacional Textbook Company, 1990

 

Actividades

Luego de leído el texto, encierra en un círculo la respuesta correcta:

1. ¿Qué desea el joven?
El joven desea:

a. Pintar un pescado.
b. Hacer un rótulo.
c. Remendar zapatos.
d. Hacer un letrero.

2. ¿Por qué no se quejan los clientes?
No se quejan:

a. porque la carne está refrigerada.
b. porque tienen zapatos.
c. porque están muertos.
d. porque compran pescado fresco.

3. ¿Qué no necesita el señor Sardena?
No necesita:

a. pescado fresco.
b. pescado que no está fresco.
c. una panadería.
d. un letrero.

4. Al inhalar, ¿qué puede saber el joven?
Puede saber que es una:

a. sastrería.
b. pescadería.
c. funeraria.
d. zapatería

Contesta las siguientes preguntas con frases completas:

1. ¿Qué se vende en la tienda del señor Sardena?
2. ¿Qué quiere hacer Arenque?
3. ¿Qué hacen el sastre, el zapatero y el carnicero?
4. ¿Qué diría el nuevo letrero de la pescadería?
5. ¿Quiere el señor Sardena un rótulo? ¿Por qué?
6. ¿Cuándo no se vendería pescado?
7. ¿Por qué no es necesaria la palabra “pescadería”?
8. ¿Regala el señor Sardena el pescado? ¿Por qué?
9. ¿Qué huele el señor Arenque?
10. Si fueses el señor Sardena y quisieses un rótulo para tu pescadería, ¿qué diría?

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *