La araña no tenía patas

Categorías: Cuento Policial

Lee el siguiente texto:

 

La araña no tenía patas

Emilio Calle
El edificio Natokami era tan alto que parecía construido con la ambición de mirar frente a frente a la Luna. Me demoré unos instantes en contemplar su gigantesca fachada de cristal y sentí, por un momento, un mareo anticipador del vértigo que previsiblemente me invadiría.
Entré en el inmaculado edificio y me recibió un corpulento y musculoso vigilante, que me informó que el inspector y los demás agentes me esperaban en la azotea del edificio. No pude dejar de maravillarme cuando observé que el vigilante llevaba unos guantes de cuero puestos, a pesar de que las mangas de su camisa no le cubrían ni los codos. Demasiadas películas norteamericanas, pensé.
El ascensor, en un tiempo increíblemente rápido, me subió hasta la azotea, justo por encima del piso treinta y tres. Cuando las puertas se abrieron, un frío extraño y denso me obligó a subirme el cuello de la chaqueta. Sin pensarlo dos veces, encendí un cigarrillo y contemplé la noche. El inspector me hizo una seña para que me acercara hasta el balcón que le separaba del abismo. Cuando llegué, me agarré a la barandilla de tal manera que ni un luchador de sumo lograría soltarme. Mis piernas comenzaban a flaquear.
—¡Borges, Borges, Borges! Me sigue resultando extraño que alguien con su sangre fría se asuste tanto de las alturas. Además…
—Señor inspector, si continúa usted haciendo observaciones gratuitas me veré en la obligación de o bien retirarme o bien caer desmayado y mortalmente pálido. Ninguna de las dos opciones me es particularmente atractiva; así que, por favor, hábleme del asunto.
El inspector me miró divertido y comenzó a relatarme lo ocurrido:
—Verá, este edificio se diseñó con un propósito bien claro: evitar los robos. Las puertas de los departamentos son prácticamente inexpugnables, y hay cámaras custodiando cada pasillo. Sin embargo, nadie pensó que los ladrones podrían subir hasta el piso treinta y tres por la fachada, romper el cristal de la ventana y hacerse con una importante colección de joyas. Y eso es exactamente lo que ha ocurrido esta noche. Un par de hombres llevaron a cabo tan increíble plan, pero salió mal. Cuando descendía el segundo, un hombre excepcionalmente pequeño, la cuerda se desprendió de la terraza y el ladrón se precipitó hacia el vacío. Su cómplice, supongo que horrorizado, huyó, pero, eso sí, llevándose el botín. Hasta aquí todo está muy claro. Pero hay varias cosas que no entiendo. Por ejemplo: no hay marcas en la fachada de pisadas o señales de ningún tipo que delaten el hecho de que alguien ha escalado por ella. Tampoco logro comprender cómo pudieron desde allá abajo lanzar una cuerda de la que sí hemos encontrado muestras en esta azotea, y asegurarla para emprender la escalada. Y todo ello sin hacer ruido alguno… ¿Cómo es todo esto posible?
—Creo que todas esas preguntas, y alguna más, se las podrá contestar el vigilante…

 

Actividades

  1. Lo que acabas de leer es un cuento policial ¿Por qué?
  2. ¿Qué tipo de cuento policial es? ¿Cómo lo clasificarías? ¿Por qué?
  3. Con respecto al narrador, ¿te parece que sabe menos, igual o más que el protagonista? Explica con tus palabras el por qué de tu respuesta.
  4. Según lo que respondiste anteriormente, ¿qué narrador posee el cuento?
  5. ¿Qué características posee el personaje principal? Da ejemplos.
  6. Si fueras Borges y el inspector te preguntase ¿por qué el portero sabe como sucedieron los hechos?, ¿qué le responderías? A continuación elabora un texto breve de no menos de cinco renglones donde respondas a esa pregunta.
  7. Elabora el esquema actancial donde tengas como sujeto a Borges, el inspector y al vigilante.

 

Final del cuento que puede ser leído en la puesta en común:

 SOLUCIÓN

—Tenía usted razón en pensar que el robo lo cometieron dos personas, pero equivocó las perspectivas. En primer lugar, tal y como usted ha señalado, ¿cómo es posible arrojar una cuerda desde tanta distancia y asegurarla en una barandilla? La respuesta es simple: alguien ata la cuerda a la barandilla y la desciende lentamente, para evitar golpes, hasta el suelo. Una vez allí, el ladrón se la ata a su cintura y espera. Su cómplice en la terraza, un hombre muy vigoroso, va tirando de la cuerda hasta que su compañero, un sujeto excepcionalmente pequeño, como usted indicó, le hace una señal que lo detiene a la altura indicada. Abre la ventana, entra en la casa, lo que da un descanso a su forzudo amigo, y vuelve a colocarse la cuerda para salir al exterior. Pero durante el descenso ocurre un accidente. La cuerda se desliza demasiado deprisa por las manos del hombre fuerte, quemándole dolorosamente las palmas, y deja caer a su cómplice. Baja corriendo, sale del edificio y recupera el botín antes de dar la alarma. De resultas de las quemaduras, nuestro hombre tiene que ponerse unos guantes que oculten las heridas a la policía, que está a punto de llegar… Pregúntele al vigilante de este edificio por qué lleva guantes de cuero en pleno verano… Y ahora, si me lo permite, quisiera regresar a tierra firme. Buenas noches, inspector.

 

Más Actividades

A1. Cada una de estas oraciones se corresponde con uno de los cinco primeros párrafos del texto. Léelas detenidamente y, sin leer el texto, emparéjalas con el párrafo en el que creas que están.

a) El atuendo del vigilante del edificio sorprendió al detective.

b) Al inspector le asombraba que una persona como Fernan sintiera vértigo.

c) La altura del edificio provocó cierto malestar en el detective.

d) El inspector, que ya se encontraba en la azotea, indicó al detective que se aproximara.

e) Fernan instó al inspector a que le hablara del tema sin más dilaciones.

A2. Contesta las preguntas:

a) ¿Qué finalidad pretendía el diseño del edificio?

b) ¿En qué planta se encontraban las joyas?

c) ¿Cuántas personas participaron en el robo?

d) ¿Por dónde entró el ladrón?

e) ¿Quién tiene las joyas en estos momentos?

f) De los personajes que aparecen en la historia, ¿quién crees tú que está implicado en el robo? ¿Por qué ?

A3. Explica cómo crees que ha ocurrido el robo y por qué

A4. Marca una equis en la casilla que corresponda según a qué o a quién se atribuya el adjetivo:

 

Edificio Fachada Detective Ascensor Puerta Vigilante Cómplice
Rápido
Inexpugnable
Alto
Gigantesca
Rápido
Maravillado
Corpulento
Horrorizado
Asustado
Mareado
Musculoso

Quizás también te interese leer…

7 Comentarios

  1. El nombre del autor quien es

    Responder
    • segun lo que pude investigar en libros y otras plataformas el autor es MARCO DENEVI

  2. Muchas gracias igual, buscaré otro de aquí para dar.

    Responder
  3. De que autor es este cuento… lo necesito para usarlo en mi residencia. Agradezco respuesta.

    Responder
    • Hola Yamila: lamentablemente no tenemos el autor de este texto ya que lo sacamos de viejos apuntes que teníamos del profesorado. Besos.

  4. No lo entendí por que se llama la araña que no tenia patas ?

    Responder
    • «La araña no tenía patas» hace referencia a la muerte sufrida por el ladrón luego de que la cuerda que lo sostenía se soltase, el cual al igual que una araña sin patas y sin tela que la sostenga, inevitablemente se precipitó al vacío.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *