Medio día de suerte

Lee atentamente el siguiente relato:

 

Medio día de suerte
Santiago Álvarez

Luis no era nada, no valía nada. Y para colmo era el hombre con más mala suerte del mundo. Subió un escalón para ver cómo se veía la gente veinte pisos abajo: se mareó. Pero suicidarse era de cobardes y él no se consideraba ningún cobarde: bajó la cornisa. Por otro lado, para suicidarse había que tener huevos, y Luis sí que tenía huevos: subió la cornisa. Y después bajó. Y luego subió otra vez. Porque, además de todo, Luis también era inseguro. Subió y bajó durante todo el día.
Al anochecer se sintió exhausto pero feliz, vivo. Por primera vez experimentaba la gratificante sensación de haber hecho algo útil con su cuerpo. Corriendo y silbando bajó quince pisos por escalera. Un vecino casi no lo reconoció. Eufórico, entró en su casa, se quitó la ropa transpirada y, deseoso de brindar consigo mismo, con el nuevo Luis, fue a la heladera en busca de algo fresco.
La abrió descalzo.

 

Actividades

1. Para Luis, suicidarse era de cobardes, ¿estás de acuerdo? ¿Por qué?
2. Según Luis, para suicidarse “había que tener huevos”, ¿estás de acuerdo? ¿Por qué?
3. ¿Qué características puedes mencionar del protagonista?
4. ¿Qué hizo sentir vivo a Luis?
5. ¿Por qué su vecino casi no lo reconoció?
6. ¿Qué descuido cometió al buscar algo fresco para beber?
7. ¿Qué le sucedió a Luis al final del cuento?
8. ¿Estás de acuerdo con el título? ¿Qué otro le pondrías?
9. Modifica o continúa el relato para saber qué sucedió con Luis luego de abrir la heladera descalzo y mojado.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *