Prosas de mareo

Realiza las siguientes actividades:

 

Antes de leer el cuento:

Conociendo nada más que su título: “Prosas de mareo”, ¿de qué se tratará el cuento? Explica brevemente con tus palabras las respuestas.

Ahora, lee el cuento:

 

Prosas de mareo
Macedonio Fernández

Qué extraño me pareció que yo, Luciano, que era desde quince días el mucamo de faenas varias pero la más activa la de acudir a atender o a abrir la puerta a quien llamara, al volver esta noche de domingo de mi primer salida quincenal de la casa, de la que como digo era el mucamo porteril, retornando de la alegre comida con la familia de mis parientes, siempre abundante, cordial, animada y de buen vino, cosechado en la casa, sin adulteraciones que por esto nunca marea, lo aseguro, todo bien en suma lo de aquellos domingos con mis parientes; qué extraño me pareció que en aquella casa donde Luciano atendía única y prontamente a la puerta, se tardara tanto, hasta un tercer campanillazo, para ver venir desde el fondo una figura de paso lento y que ahora veo de cerca que no es Luciano.
¿Por qué no era Luciano el que me abría, aunque tardando tanto, cosa impropia de él? Comprendo perfectamente cómo era que a Luciano le abrían la puerta, ¿pero por qué solo a mí no se la abría Luciano? No soy terco; me conformo pronto; no soy discutidor, aunque me gusta tener razón y me tomo trabajo para demostrar que yo tengo razón. Yo comprendo que era Luciano a quien le abrían la puerta por la razón de que ya se sabe que había salido y tenía que volver, ¿pero por qué a grandes y chicos, a señores y a humildes siempre era Luciano quien les abría la puerta, y no a mí, ahora?
¿Los compañeros de servicio de la casa se habrían combinado para contrariarme, o alguno de ellos porque suele quedar resentido a causa de que le discuto siempre cuando yo tengo razón? También en casa de mis parientes me parece que las muchachas alguna vez hayan de divertirse conmigo, pero si me encuentran algo que les divierte es sin menosprecio y pronto vuelven a respetarme. Ahora aquí ya es ofensa; la persona a quien se confía abrir la puerta no me la mandan, sino una cualquiera: estoy seguro de que Luciano mañana no les dejará pasar esto de reemplazarlo por otro para atender a la puerta. Me conformo, pues, y sigo a la mucama Luisa caminando tras ella luego de cerrar yo, Luciano, la puerta.

 

Luego de leer el cuento:

1. Si aún te quedan dudas sobre el cuento, vuelve a leerlo las veces que consideres necesarias.
2. En no más de tres renglones, relata con tus propias palabras lo que sucede con Luciano.
3. ¿Quién era Luciano y qué tarea realizaba? Explica con tus palabras.
4. ¿Por qué razón Luciano no le abre la puerta al protagonista? Explica con tus palabras.
5. ¿Te parece que el título está bien puesto? ¿Por qué?
6. ¿Te fue fácil entender el cuento? Sí/No ¿Por qué?
7. ¿Cuántas veces tuviste que leer el cuento para poder entenderlo?
8. Haz de cuenta que quieres contarle el cuento que acabas de leer a un amigo que vive lejos y la única forma de hacerlo es por medio de una carta. A continuación, transcríbela.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *