¿Y a vos, quién te conoce?

Categorías: Argumentación

Lee con atención el siguiente texto argumentativo y realiza las actividades a continuación:

 

¿Y a vos, quién te conoce?

La identidad evoluciona a través del tiempo. No es que el argentino de pronto se despertó y quiso ser europeo. Todos los factores de poder, las circunstancias que rodearon la vida política, social y económica de la Argentina en cierta forma la guiaron en esa dirección. Los ilustres viajeros argentinos partían hacia el Viejo Mundo movidos por la idea de copiar otros modelos de funcionamiento de la sociedad; porque creían que aquí no había posibilidad de generar conceptos propios en ese sentido. Había que trasplantarlos; de modo que toda la historia argentina se sostiene en el movimiento de esos viajeros ilustres que van y vienen, reafirmando aquel modelo cultural y social.
En la tabla de valores heredada, el prestigio está ligado a ser aquellos “de la Europa”. Esta imagen es un pensamiento ilusorio que nunca tuvo su correspondencia con lo que pensaban los europeos. Cuando un argentino viaja a Francia y comenta: “Nosotros nos parecemos mucho a ustedes, Buenos Aires es similar a París”, el parisino responderá: “Buenos Aires, Buenos Aires… ¿la capital de Brasil?”
Existen en la Argentina sectores que representan a los valorados y sectores que representan a los desvalorizados. Y si, por ejemplo, sentimos que somos poco frente a otros, seremos mucho frente a aquellos situamos en el lugar del disvalor. El porteño sería al argentino del interior el equivalente a cómo él se siente frente al europeo o al habitante del Primer Mundo. Lo que hacemos con esto es reeditar con el interior lo que sentimos frente al Primer Mundo.
El tema de la identidad tendría, entonces, para el caso de los argentinos, dos aspectos fundamentales: por un lado, el grado de valorización que conlleva la identidad que queremos poseer y, por el otro, el grado de desvalorización que tiene aquella que realmente poseemos.

(José Abadi y Diego Mileo. Adaptación)

Actividad

I. Completa el siguiente cuadro según el texto:

Punto de partida

¿Cuál es la situación problemática?

Tesis

¿Cuál es la posición del autor frente a ella?

Argumentación

¿Qué argumentos (conocimientos, ideas, datos) la sostienen?

Conclusión

 

II. Explica qué estrategias argumentativas (preguntas retóricas, concesión-refutación, ejemplificación, analogías.) emplearon los autores para sostener la tesis.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *