La pieza del rompecabezas

Categorías: Cuento Policial

Lee atentamente el siguiente cuento:

 

La pieza del rompecabezas

Fernanda Cano

Cuando se sentó junto a la mesa, en la sala principal, el detective Stanford ya había inspeccionado la habitación del anciano. El cuerpo inmóvil asomaba a un lado de la cama; la sangre ya seca había teñido la manta oscura y parte del suelo. Por lo demás, no había indicios que hicieran sospechar un robo, pues todo aparentaba estar en su sitio. Tampoco había rastro alguno del arma homicida.
Nervioso ante las circunstancias que parecían involucrarlo, Raymond, sobrino del anciano y único heredero, se sentó frente al investigador. Con un ligero tartamudeo, respondía a las preguntas de rutina, al tiempo que giraba una pieza de rompecabezas entre sus dedos largos para calmarse.
Aseguraba haber permanecido gran parte de la noche sentado en la sala, entretenido en el armado de un rompecabezas que, todavía a medio terminar, ocupaba el centro de la mesa. Aclaró que su tío había preferido no acompañarlo en el juego. Se había acostado temprano, poco después de cenar, y había cerrado la puerta de su cuarto.
—Seguramente por eso no oí nada —agregó, disculpándose, pero el investigador no le prestaba atención. Estaba concentrado en una pieza que había tomado de un pequeño montón e intentaba colocarla para continuar con el armado de la figura.
De nuevo en silencio, Raymond volvía a entretenerse con la pieza que, ahora, hacía tambalear entre los dedos hasta dejarla caer sobre la mesa y, con rapidez, volvía a recogerla. El investigador apenas se detuvo en ese gesto. Una mansión de estilo oriental había comenzado a dibujarse en el centro del rompecabezas y la forma se completaba con agilidad a medida que Stanford lograba ubicar más piezas.
Pronto ese entusiasmo se contagió a Raymond. El sudor dejó de recorrer su frente y las palabras ya no se repetían cuando hablaba. Se lo veía más tranquilo, como si el juego compartido lo hubiera alejado de las sospechas, de las tensiones, como si se hubiera relajado.
Para completar la figura de la puerta de la mansión que se adivinaba, Raymond dejó la pieza con la que había jugueteado desde hacía rato sobre la mesa. Con velocidad, tomó otras dos y las ubicó, satisfecho por el encastre perfecto. Detrás de la casa, un dragón rojo se delineaba incompleto aún. Stanford fue el primero en advertirlo.
A esa altura del juego, las preguntas se habían suspendido y el intercambio entre ellos se reducía a miradas cómplices que festejaban las jugadas convenientes. En efecto, si hubieran tenido que decidir un ganador, Raymond contaba con amplia ventaja cuando el investigador tomó la pieza olvidada. La ventaja crecía mientras era Stanford quien ahora giraba la pieza una y otra vez sin lograr colocarla.
La figura del rompecabezas estaba a punto de completarse, cuando por fin habló:
—Tendremos que suspender el juego —anunció Stanford, con calma, y dejó la pieza del rompecabezas en el centro de la mesa, entre ambos.
Raymond lo observaba sin comprender. El entusiasmo se había desvanecido y el sudor regresaba.
—Creo que el color rojo del dragón es ligeramente más claro que el que puede observarse aquí —afirmó Stanford apenas rozando el borde, pero con aire de sabiduría.
El silencio se apoderó de Raymond: la huella de sangre marcada en la pieza lo había delatado.

 

Actividades

  1. ¿Qué tipo de cuento policial es: de enigma o negro? Justifica tu respuesta.
  2. ¿Qué tipo de narrador cuenta la historia y en que persona gramatical lo hace?
  3. ¿Cuáles son los personajes del cuento? ¿Qué características posee cada uno de ellos?
  4. ¿Qué actitud tiene Raymond cuando el investigador lo interroga?
  5. ¿Cómo describirían la actitud del detective?
  6. ¿Cuándo logra distraerse Raymond?
  7. Según su parecer, ¿consideran que el investigador finge concentrarse en el juego para lograr que Raymond se relaje o no?
  8.  Elabora en tu carpeta dos esquemas actanciales para este cuento.
  • En el primero, Stanford es el sujeto.
  • En el segundo, el sujeto es Raymond.

Quizás también te interese leer…

4 Comentarios

  1. Necesito las respuestas de las preguntas que me está costando un montón responderlas pero bueno BUENISIMO EL CUENTO LA VERDAD ME ENCANTO.

    Responder
  2. Esto es ¡increíble! No he leído algo como esto desde hace mucho . Gratificante encontrar a alguien con algunas ideas propias sobre este tema. Esta web es algo que se necesita en la blogoesfera , alguien con un poco de dominio. Un trabajo útil para traer algo nuevo a la red. Gracias de todos lo que te leemos.

    Responder
  3. Me ayudó mucho

    Responder
  4. Esta bueno y encima

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *